Félix Velásquez: Maduro nos devaluó e instauró el dólar paralelo

Félix Velásquez

Maduro con su gran cara de bolsa nos ha venido doblegando poco a poco, la guerra económica que se inventó le ha servido para ganar tiempo y espacio, ya vemos como la culpa del desabastecimiento la tienen los empresarios y no las malas políticas que ha venido implementando desde un socialismo hambreador y trasnochado.

Ahora nos viene con que el dólar ($) vale 170 bs y se puede comprar libremente en las casas de cambio, esto con la firme intención de tumbar el dólar paralelo y apoderarse del dólar negro que tanto querían.

Este cambio en el dólar no es más que una devaluación que Maduro les metió por el pecho a los venezolanos. La economía venezolana cada día está más dolarizada y más dependiente de la moneda norteamericana, no en vano Cuba maneja dos monedas en su país teniendo el dólar como dinero oficial para mantener sus finanzas.
Cada día que pasa son más las trampas que Maduro le pone al pueblo. Somos el salario mínimo más bajo del mundo, tenemos los índices de inseguridad más elevados de la región, tenemos el riesgo país como una de las alertas más peligrosas en los últimos años, el riesgo para inversión extranjera está rondando más del 150% de peligro de quebrar quien invierta en Venezuela.
Maduro ha devaluado la moneda más que ningún otro presidente en los últimos 50 años de vida republicana, solo que ha utilizado los medios de comunicación oficialistas para tapar todas esas sinverguenzuras y tener al pueblo ocupado buscando comida día y noche, tratando de sobrevivir a la inflación y la escasez y ver como se labra un futuro.
Ya Merentes consiguió la fórmula para desplumar a todos los que quieren dólares en el país, ahora ellos son la mano peluda que tanto criticaban, son el dólar paralelo oficialista, no el oficial. Con ese dólar a 170 bs un obrero gana casi que un dólar por día en su jornada laboral gracias al genio de Merentes y su secuas Nicolás Maduro.
El chavismo está en una gran encrucijada, tiene el agua al cuello con esa devaluación marginal y disfrazada que le va a costar a los jóvenes reponer, ya los viejos están resignados a morir bajo la pobreza, pero son los jóvenes los que deben desmontar ese discurso perverso del culto a la pobreza, por el de progreso y prosperidad para todos sin distingo de raza, credo o religión.
Maduro no podrá engañar por más tiempo a los venezolanos de a pie, ellos serán sus propios libertadores e iniciaran una nueva vida política en donde no sea el socialismo el que rija sus destino, sino la capacidad de su trabajo, educación y visón de progreso la que los lleve al triunfo ante la miseria y la resignación que por años le han vendido como oferta social y política. No olviden que Maduro es Devaluación. @felixvelasquez