Hernán Castillo: La mentalidad terrorista del Estado venezolano

thumbnailhernancastilloJunio2013Al chavismo se le ha definido de múltiples formas, desde distintas perspectivas todas correctas en una cierta medida. Las dificultades de nuestra lucha han estado en otros campos, no en la tipificación de la naturaleza y carácter del régimen, sin embargo hay avances demasiados grandes.

Pareciera que estamos de acuerdo en que este es un régimen militar con nuevas formas violentas de dominación, con un fuerte componente civil de vocación tiránica, profundamente corrompido, en donde subyacen métodos de lucha política y militar asociados con la mentalidad terrorista.

La lista de las expresiones y actividades del Terrorismo de Estado venezolano es amplia, entre las que destaca las condiciones en que se encuentran presos en el SEBIN, en la Plaza Venezuela en Caracas en infrahumana cárcel de “La Tumba” los jovenes Gerardo Carrero, de 26 años, Lorent Saleh, también de 26 años años, Gabriel Valle de 27 años y recientemente Juan Miguel Sousa.

Pero para la situación venezolana actual, no se trata del clásico Terrorismo de Estado de las dictaduras militares del Cono Sur del continente en la década de los años setenta. El Terrorismo de Estado venezolano se caracteriza principalmente por tratar de destruir violentamente la voluntad política de la población civil democrática opositora, y en ciertas circunstancias se disfraza de formas legales, violando normas constitucionales. Combinando el disfraz jurídico con una selectiva criminalidad, represión, torturas, cárcel, exilio, persecuciones, polarización, exclusión, maltratos, restricciones, humillaciones, descalificaciones, atropellos, escasez de medicamentos y productos y servicios esenciales, y violaciones a los más elementales Derechos Humanos y civiles de la clase trabajadora, los presos políticos de la cárcel militar de Ramo Verde, sectores profesionales, intelectuales, empresariales, estudiantiles, ongs, líderes políticos, periodistas, diputados, sindicalistas, gobernadores, alcaldes, jueces, policías, amas de casa, y productores del campo, entre otros. Terrorismo de Estado venezolano que ahora viene a disfrazarse jurídicamente con la Resolución N° 8610 del Ministerio de la Defensa, del 27 de enero de 2015, en la Gaceta Oficial 40.589, violando los artículos 68, 329 y 332 de la Constitución Nacional y el Derecho Internacional Público en materia de Derechos Humanos.

El Terrorismo de Estado venezolano tiene que saber que en ningún caso, ni siquiera excepcionalmente, se pueden utilizar armas de fuego y sustancias químicas en manifestaciones pacíficas; entonces, por qué el Ministerio de la Defensa en contra de la opinión pública de organismos internacionales, hace ese tipo de Resolución?

La mentalidad terrorista del Estado venezolano es tan siniestra que el actual Defensor del Pueblo llegó al extremo de proponer la redacción de un manual de normas y procedimientos operativos para las Fuerzas Armadas, para precisar (sic) y regular (sic) el uso de armas y sustancias químicas. Es decir, “sofisticar la plomazón” de un sectorcito de gorilas de la Guardia Nacional en las manifestaciones de protestas políticas y sociales pacíficas por el descontento de la población, en contra de las políticas estatales.

Finalmente, todas estas nuevas formas y tipos de Terrorismo de Estado implica responsabilidades penales individuales de los funcionarios, incluso no se permite alegar el acatamiento y cumplimiento de órdenes superiores y es más, no prescriben.

@CastilloHernan

Hernán Castillo
“Cedant arma togae”
Cicerón