Tres métodos para acabar con el mal olor en los pies

pi-610x340.jpg.pagespeed.ce.E0_AFnLLWS

El mal olor en los pies resulta muy particular, al sacarse los zapatos este inunda la habitación en que la persona se encuentra o en casos no hace falta quitarse el calzado para sentir a una persona que sufre de esta afección.

Éste es producido por hongos o bacterias que se generan en los pies, no es producido por la transpiración. La transpiración mantiene a los pies húmedos lo cual predispone un ambiente ideal para que las bacterias y hongos responsables de malos olores se reproduzcan.

Muchos especialistas opinan que para evitarlo es bueno levarse los pies frecuentemente, secarlos adecuadamente y utilizar calzado fresco (transpirable), evitando los zapatos de goma y las suelas de goma o cuero que intensifican la sudoración y la retienen.

Si bien este no es un trastorno crónico y es muy común en adolescentes puede que aparezca en edad adulta y se mantenga debido a la ausencia de tratamientos que lo eliminen quitando las bacterias y hongos responsables del mismo. Los tratamientos son tópicos y por lo general de rápida acción.

Tres remedios caseros para evitarlo son:

– Baños de limón: refregar los pies con limón luego de tomar un baño, dejarlos secar y continuar normalmente con el día. Esta fruta posee sustancias que ayudan a eliminar bacterias y su aroma perdura durante un buen tiempo.

– Bicarbonato de sodio: luego de higienizar y secar minuciosamente los pies puede colocarse en ellos un poco de bicarbonato de sodio o bien sumergirlos en un balde con agua y bicarbonato durante 15 minutos y posteriormente secarlos.

– Baño de vinagre: el vinagre, por su acidez, posee cualidades bactericidas. Para realizar este baño puede mezclarse una taza de vinagre en un litro de agua y sumergir los pies en esta solución durante 15 minutos, luego secar bien los pies y repetir esto diariamente.

Para alguien que sufre de mal olor en sus pies es una experiencia traumática no poder solucionarlo pero es posible hacerlo utilizando estos simples remedios. En caso de no surtir efecto lo mejor es consultar con médico clínico que pueda sugerir un tratamiento tópico a partir de productos cremosos.

Vía: Salud.com.ar