A 26 años de El Caracazo la impunidad es la medida

caracazo

 

26 años después de aquel 27 de febrero de 1989 y 16 años más tarde del comienzo de la era de la revolución bolivariana, la mentada justicia es una inconsistencia, el Estado venezolano continúa en mora con las víctimas de El Caracazo y los abusos policiales de entonces se reeditan ahora como evidencias de la falta de preparación en las instituciones para controlar malestares sociales.

/Correo del Caroní

Todo comenzó, especifica el comunicado del Comité de Familiares de Víctimas de los hechos del 27 de febrero de 1989 (Cofavic), con el caso de Eleazar Mavares.

A Eleazar Mavares le ocurrió algo que resume lo ocurrido entre esa fecha y el 8 de marzo: lo mató la Policía Metropolitana, de Caracas. Tenía 18 años, caminaba por el Puente Urapal, en las inmediaciones de La Pastora, en Caracas, y fue otro de los muertos, al menos un centenar, que hubo durante aquellos días de cuya génesis, hoy, se celebran 26 años.

Con Mavares, entonces, comenzó la historia del Cofavic, la organización que, junto con otras, como el Programa Venezolano de Educación-Acción (Provea), no ha descansado en el afán de despejar las dudas sobre lo ocurrido. Con una base: mantenerse lejos de salpicaduras políticas.

Cofavic, la ONG que surge como antídoto a la desmemoria e injusticia por las víctimas del 27 de febrero de 1989, subraya que el Estado aún no ha honrado la sentencia completa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Foto Archivo
Cofavic, la ONG que surge como antídoto a la desmemoria e injusticia por las víctimas del 27 de febrero de 1989, subraya que el Estado aún no ha honrado la sentencia completa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Foto Archivo

El (des) balance
Hugo Chávez llegó al poder encaramado sobre el discurso de la reivindicación social en varios planos, incluyendo la justicia en violación de los derechos humanos, lo que incluía el estallido que se produjo durante la génesis de segundo mandato de Carlos Andrés Pérez.

16 años han transcurrido desde entonces y, hasta los momentos, esa justicia no ha llegado. En eso se basó el pronunciamiento que, en esta conmemoración, difundió Cofavic.

“En este nuevo aniversario, a  más de dos décadas, la impunidad se mantiene. No existe a la fecha ni una sola condena sobre los hechos. La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos no se ha cumplido en su totalidad”, señala.

Para el grupo, un “grave” esquema de impunidad ha determinado “que irrefutablemente, luego de 26 años, no se ha establecido una sola condena en contra de los responsables. Esa deuda de la justicia venezolana sigue pendiente por falta de voluntad política, para buscar una respuesta despolitizada que toque todos los intereses que sean necesarios y de satisfacción a la verdad”.

Sacar réditos a la tragedia
caracazo8

La prensa oficialista se afinca, con empeño pertinaz, en insistir que el Caracazo fue la génesis de la revolución bolivariana. Por ejemplo, Venezolana de Televisión señala sin resquemores: “La sociedad que por el desfalco económico de hace 26 años y la mala administración de gobiernos que despilfarraron la economía de la sociedad llena de incertidumbre y sin derechos, hoy se siente fortalecida tras ese estallido social que dio paso a una nueva etapa: la Revolución Bolivariana y antiimperialista”.

A punta de una ristra de adjetivos contra el malvado Pérez y a favor del benévolo Hugo Chávez, la televisora estatal repite un dogma que el líder de la intentona del 4 de febrero de 1992 repitió hasta la saciedad: que “el 4 de febrero fue la consecuencia inmediata del 27 de febrero. Pero también debemos señalar que el 4-F representó la ruptura con el sistema capitalista y abrió la puerta de entrada al sistema socialista”.

Basta recordar la denuncia de Cofavic, por ejemplo, para determinar la realidad. Basta revisar la historia para caer en cuenta, también, de las realidades de aquellos días. Y pensar: ¿lo del “desfalco económico” por la “mala administración que “despilfarró la economía de la sociedad” es cosa pasada y pisada?