Detienen al capo mexicano “La Tuta”

140705045443_tuta_servando_gomez_michoacan_templarios_narcotrafico_624x351

Policías federales mexicanos detuvieron la madrugada del viernes a Servando Gómez, alias ‘La Tuta’, considerado el capo más buscado de México y el único líder en libertad del debilitado cártel de Los Caballeros Templarios, que atormentó por años la convulsa región de Michoacán (oeste).

Gómez fue capturado en Morelia, capital de Michoacán (a unos 300 km de Ciudad de México), en un “trabajo de inteligencia de la policía federal de varios meses, sin realizar disparo alguno”, dijo a la AFP una fuente de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

La detención del exmaestro de primaria, de 49 años, era considerada clave para el gobierno de Enrique Peña Nieto, que suma esta captura a la de otros importantes capos como Joaquín “El Chapo” Guzmán y en momentos en que atraviesa un fuerte cuestionamiento internacional por la desaparición y presunta masacre en septiembre de 43 estudiantes de magisterio.

Viviendo “a salto de mata” y presuntamente escondido en cuevas y montañas de su natal Arteaga, el mediático Gómez logró burlar por meses a las autoridades mexicanas que le buscaron incansablemente, muchas veces con la ayuda de los autodefensas que se levantaron en armas para combatir a Los Templarios.

El capo está siendo trasladado a la capital mexicana y las autoridades tienen previsto ofrecer una conferencia de prensa en las próximas horas para dar más detalles de la detención, dijo la fuente de la CNS.

Haciendo de la agreste subregión de Tierra Caliente su feudo, Los Caballeros Templarios sembraron el terror en los últimos años en todo Michoacán a punta de secuestros, extorsiones y asesinatos, muchas veces amparados por autoridades locales corruptas.

Esta situación derivó en el alzamiento a inicios de 2013 de las autodefensas, grupos de vecinos de comunidades rurales que se armaron contra el cártel y que el gobierno legalizó parcial y temporalmente al integrarlos en mayo pasado en sus cuerpos de fuerzas rurales.

Ante los choques de los milicianos y los narcotraficantes, el gobierno lanzó el año pasado una ofensiva que logró desmantelar a casi toda la cúpula de Los Caballeros Templarios, que quedó muy debilitado y con sólo Gómez visiblemente a la cabeza.

Gómez “ya tenía ahora menos poder” pero su detención es “muy importante y es también un triunfo de nosotros porque si no nos hubiéramos levantado en armas, no sé qué hubiera sido de Michoacán”, dijo a la AFP Juana Francisca Reyes, excabecilla de las fuerzas rurales.

 Un cártel dirigido por “un muerto”

Conocido por sus videos subidos a internet en los que lanzaba amenazas a sus enemigos del cártel Jalisco Nueva Generación o se le veía conversando con figuras políticas de Michoacán -lo que llevó a la detención de un exgobernador interino o del hijo de otro exgobernador- Gómez también había dado entrevistas a medios de comunicación, convertido en la cara visible de Los Templarios.

“Somos un mal necesario”, dijo en una entrevista clandestina con la cadena estadounidense Fox en diciembre de 2013 asegurando que su “fraternidad”, como llamaba a Los Templarios, tenía la misión de proteger al pueblo de Michoacán.

Pero aunque se presentaba como su líder, en realidad, el cartel estuvo dirigidos desde su creación en 2011 por Nazario Moreno “El Chayo”, con quien Gómez fundó el grupo criminal.

“El Chayo”, fundador del cartel La Familia, había sido dado por muerto por el anterior gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), que aseguró que murió en un violento enfrentamiento con la policía federal en diciembre de 2010 a pesar de que nunca se pudo encontrar el cuerpo.

Tras la supuesta caída de “El Chayo”, se produjo la escisión de La Familia y en su lugar se situaron Los Caballeros Templarios, que heredaron su doctrina pseudorreligiosa, sus rituales iniciáticos y siguieron con el negocio de la marihuana y amapola y también empezaron a traficar hierro extraído ilegalmente hacia China.

“El Chayo” fue finalmente abatido por militares el 9 de marzo de 2014 en un municipio de Michoacán, después de lo cual todos los focos se centraron en la escurridiza “Tuta”.

Su destacada captura este viernes llega en horas bajas para el gobierno de Peña Nieto, que vio cómo el caso de los 43 estudiantes -entregados por policías corruptos a narcotraficantes que los habrían masacrado- evidenció al mundo los graves problemas de violencia y corrupción en el país.

Desde que asumió el poder en 2012, el gobierno capturó o abatió a los principales capos mexicanos, entre ellos al líder de los Zetas, Miguel Ángel Treviño, alias “Z-40”, y en febrero de 2014 logró su mayor hazaña al detener al entonces líder del cártel de Sinaloa, “El Chapo” Guzmán, considerado el más poderoso del mundo.

AFP