Una cristiana sepultura oscila entre los 35 y 60 mil bolívares

FOTO REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
FOTO REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Hay quienes dicen que “hasta para morir se necesita tener real”. Ese dicho no es del todo falso, pues actualmente el valor de un servicio funerario ronda entre los 50.000 y 60.000 bolívares. Así lo reseña eltiempo.com.ve /Joanna Posada

Sin embargo, algunas funera­rias ofrecen planes más accesibles, de modo que las personas puedan lidiar con el dolor de una pérdida, sin necesidad de preocuparse por conseguir una suma tan grande de dinero para darle “cristiana sepultura” a su ser querido.

Ángel Carrasquel, gerente de la funeraria Reino de Dios, ubicada en la avenida Municipal de Puerto La Cruz, dijo que su tarifa más económica es de 35.000 bolívares.

“Ese servicio incluye la prepara­ción del difunto, el ataúd, velación en capilla las 24 horas, servicio de cafetería y carroza para el sepelio”.

Agregó que también tienen planes de financiamiento en los que se puede adquirir un servicio funerario que cubre hasta ocho familiares. Sólo deben cancelar 400 bolívares mensuales hasta completar el monto.

Modelo de urnas

El tipo de urna también influye en los costos. Carrasquel dijo que las fabricadas en madera son consideradas de lujo.

Las que están hechas de latón suelen ser más económicas, pero debido a la escasez y lo difícil que se les hace a los fabricantes conseguir ese ma­terial, su valor se ha incrementado.

Jorge Campos es uno de los propietarios de la funeraria Memo­rial de Jesús, situada en la avenida Constitución de Puerto La Cruz. Dijo que la escasez de urnas los ha llevado a ajustar sus servicios funerales.

“A veces he tenido que com­prar a los revendedores una urna por 18 mil bolívares. Pero aún así ofrecemos un servicio de 25.000 bolívares a domicilio y 32.000 en nuestra capilla”.

La fosa

Franklin Barrios, coordinador general del Cementerio Municipal de Puerto La Cruz, informó que la alcaldía de Sotillo cede las fosas, y son los familiares quienes se encar­gan de contratar a los trabajadores independientes del lugar.

José Mariño lleva 39 años labo­rando en el camposanto porteño. Dijo que ellos cobran Bs 10.000 por levantar la fosa.

“Si el familiar es de muy bajos recursos cobramos 7.000 bolívares y si ponen los materiales le sale más barato todavía”.