Denuncian ataque de la Guardia en urbanización de San Cristóbal

villadorada

 

Vecinos de la urbanización Villa Dorada denunciaron ante los medios de comunicación una actuación que consideraron desproporcionada por parte de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes ingresaron a esta zona residencial, disparando gases lacrimógenos y perdigones, e intentaron llevarse detenido a un joven de 19 años, quien solo iba a entrar a su casa, reseña La Nación.

Ricardo Flores y Yajaira Molina narraron que en horas de la noche de este jueves, mientras la urbanización estaba en plena calma y las personas ya descansaban o veían televisión, de pronto escucharon las motocicletas y múltiples detonaciones, que impactaron en ventanas, puertas, paredes y techos de las casas, causando algunos daños, “que claramente no eran para detener ninguna protesta, sino para amedrentar a la población”.

Indicaron que, al parecer, los funcionarios intentaban asustar a los residentes, ya que acudieron a la vía principal del sector La Machirí a levantar “una pequeña guarimba que había a unos 500 metros de la urbanización, digo pequeña porque se trataba de dos ramas, una bolsa de basura y una piedra, y los GNB, en lugar de levantar eso y retirarse, decidieron ingresar a las residencias y disparar contra todo a mansalva”.

“Como ciudadanos, presentamos esta denuncia por la indignación que tenemos por el uso desproporcionado de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad. Más temprano, cuando yo llegué a mi casa, vi una pequeña obstrucción a unos 500 metros de la urbanización, si se puede llamar así a dos ramas, lo que no ameritaba llegar a ese nivel de represión. Ellos llegaron disparando en una urbanización donde la gente ya estaba descansando, y a 500 metros del sitio donde estaban los obstáculos”, dijo Ricardo Flores.

Acotaron que los efectivos llevaban cascos, chalecos, pañuelos que les cubrían el rostro y con las identificaciones de sus apellidos en el uniforme cubiertas.

Señaló que disparaban contra las ventanas de la casa, incluso contra los segundos pisos de la viviendas: “escucho los gritos, salgo de mi casa y veo a unos 15 funcionarios disparando para todos lados, incluso hacia mi casa, donde viven dos niños que estaban viendo televisión y estaban atemorizados, gritando, y en ese momento veo que estaban apuntando con su arma larga a un vecino de 19 años que iba a entrar a su vivienda”, narró Ricardo Flores.

Señaló que, cuando se acercó para intervenir, percibió un acento cubano en uno de los guardias, quien le puso la escopeta directamente en la cara y le dijo: “váyase de aquí, sapo”, ante lo cual el efectivo reaccionó disparando contra el piso, pero además hirieron de perdigón a un vecino. “Creo que se perdió la formación correcta de un funcionario, para que lleguen a ese tipo de conducta, pues lejos de crear seguridad y orden público, generan daños a la población”.

Indicó que no pudieron llevarse detenido al joven de 19 años, ya que la mamá salió y lo defendió, pero además salió una vecina, que es fiscal del Ministerio Público, a ver qué sucedía, se identificó y en ese momento los funcionarios se retiraron.

La señora Yajaira Molina dijo que el portón de la urbanización fue dañado y descarrilado por la acción de los funcionarios, quienes se repartieron por las cuatro cuadras del conjunto residencial y disparaban. “Yo iba caminando y me dispararon, pero las municiones chocaron contra el portón. Yo soy una señora y tuve que correr donde una vecina para resguardarme. No respetaron nada. Yo grabé todo y le pregunté al guardia por qué lanzaba eso, si tenemos vecinos ancianos, gente enferma, niños recién nacidos, pero no les importó nada”.

Laura Sobral