Clientes en “lista de espera” por poco inventario de cerámica

NPG
NPG

Dada la dificultad económica del país y la indetenible inflación en el estado Bolívar; los ciudadanos que intentan remodelar las salas, áreas en comunes de los hogares, deben “bajarse” para pagar exorbitantes cantidades de dinero para adquirir pisos en cerámica. Diana Larez/ NPG

Durante un recorrido realizado en los comercios de cerámicas de la ciudad, se pudo visualizar como el desabastecimiento ha obligado a realizar pedidos a partir de un mes para que el cliente pueda obtener un metro de cerámica importada.

Por su parte, el producto nacional sigue en distribución en los diferentes negocios de Ciudad Guayana, pero en menores cantidades. Julia Velásquez, jefa encargada de una reconocida tienda, manifestó que trabajan con bajas cantidades, y si el comprador desea un número superior a los 60 metros de cerámica deben realizar un pedido que vendrá posterior a los tres meses.

Velásquez sostuvo que este nuevo sistema bajo pedido ha repercutido en las cuentas, precios y ganancias, donde el cliente se ve sometido ante un posible aumento luego de pedir el producto. “Si el consumidor pide una baldosa extra especial con acabados específicos, puede que solicite el producto en 100 bolívares, y cuando llegue este en el doble del precio marcado.

La encargada puntualizó que los clientes buscan los precios más económicos y que se adapten a su bolsillo, los costos accesibles van desde Bs 350 por un metro de cerámica, hasta 700 bolívares.

Remodelación en declive

Yosmer Pilday es jefe de compras para una compañía encargada de revestir pisos, y construcción en general, detalló que el año pasado adquirió una gran cantidad de piezas que costaron 250 bolívares. Lo que según su criterio, es un monto adecuado para su clientela.

De igual modo Pilday contó que para esta fecha adquirió tres metros que restaban para finalizar el diseño en Bs 450 por metro cuadrado, lo que representa un aumento del 80% en comparación con el año 2014..

“Mi trabajo se canaliza en los precios, si la cerámica está costosa el mismo importe se le cobrará al cliente”. Conforme a la apreciación agregó la dificultad para adquirir arena, piedra y bloques, “hasta el pego lo tengo que pagar más caro, en diciembre lo compré en 86 bolívares y hoy lo estoy comprando en 140 Bs”.

El abanico de opciones ha disminuido, ya que en las tiendas se pueden observar sólo dos o tres modelos diferentes de cerámicas de primera, lo mismo ocurre con la variedad para baños.

Luis González, habitante de Ciudad Guayana expresó, mientras realizaba sus compras para remodelar la sala de su hogar, que tanto los precios como la variedad son bajos. “Se tiene que comprar lo que hay. No se puede ni escoger una cerámica, porque lo que hay son cinco modelos, y si no debes hacer un pedido que llegará en tres meses. Si tenías pensado algún color, cuando llegas a las tiendas tienes que cambiarlo porque no hay”.

La encargada precisó que existen empresas que envían tres productos, pero no se iguala a los años anteriores que de pared, por ejemplo, contaban con un surtido de modelos de cinco, seis o siete  diferentes por fábrica.

Velásquez dijo que existían diferente empresas, ahorita escasamente envían de siete a ocho cajas y de diferentes piezas. Ahorita no contamos con una gama de artículos, así como en años anteriores que sí se veía una gran variedad de modelos”, detalló.

Una de las personas que estaba comprando  materiales para remodelación, María Eugenia González, expresó que tanto los precios como la variedad son “un desastre”. “Se tiene que comprar lo que hay, así de fácil. No se puede ni escoger una cerámica, porque lo que hay son dos modelos. Si tenías pensado algún color, cuando llegas a las tiendas tienes que cambiarlo porque no hay”, indicó.