La monja de 71 años que fue violada en India es dada de alta en el hospital

(foto archivo)
(foto archivo)

La monja de 71 años que fue violada hace una semana durante un robo en la India, cuyo caso desembocó en fuertes protestas de la minoría católica en el país asiático, fue dada hoy de alta en el hospital en el que estaba ingresada.

La monja abandonó durante la madrugada un hospital de la localidad oriental de Ranaghat, en el estado de Bengala, y luego se dirigió a la capital regional, Calcuta, donde tomó un vuelo hacia un destino desconocido, según los medios indios PTI y Times of India.

“Fue dada de alta oficialmente a las 02.20 de la madrugada, pero le llevó otros 25 minutos recoger todas sus pertenencias y marcharse”, manifestó el superintendente del hospital, A.N. Mondol.

Al abandonar el centro hospitalario, la religiosa bendijo al personal médico y les agradeció el trato recibido, de acuerdo con Mondol.

Los hechos ocurrieron el viernes pasado cuando un grupo de ladrones entró en un colegio cristiano en Ranaghat, donde robaron diversos artículos y, antes de abandonar el lugar, uno de los hombres violó a la monja tras preguntar por la madre superiora.

“Entendemos que el móvil principal era un delito contra la propiedad”, manifestó hace unos días a Efe el superintendente segundo del distrito de Nadia -al que pertenece la localidad-, Ajoy Prosad, si bien no descartó motivos religiosos “ya que el asalto fue perpetrado en un colegio cristiano”.

El máximo responsable de la iglesia católica en la India y presidente de la Conferencia de Obispos, el cardenal Baselios Cleemis, pidió el martes al Gobierno que se haga justicia “lo antes posible”, al no haberse producido todavía ningún arresto.

“Las hermanas han perdonado pero la justicia debe hacerse visible y este tipo de actos no deben volver a ocurrir”, sentenció el cardenal en una rueda de prensa en Ranaghat.

Miles de personas se manifestaron en Bengala los días posteriores al asalto sexual para mostrar su apoyo a la monja y pedir que ese tipo de ataques no se vuelvan a repetir.

Una iglesia del estado de Haryana, en el norte del país, fue atacada el domingo, mientras que la capital india ha sufrido en los últimos meses diversos incidentes que motivaron manifestaciones por parte de grupos cristianos.

Unos 24 millones de cristianos viven en la India, el 1,2 por ciento de sus cerca de sus 1.250 millones de habitantes, especialmente en estados del noreste y del sur o en su capital, Nueva Delhi. EFE