Esta es la carta de Henri Falcón al presidente Obama

A continuación reproducimos la carta pública enviada por el gobernador del estado LAra y miembro de la Mesa de la Unidad Democrática, Henri Falcón, al presidente de los Estados Unidos Barack Obama.

Sr.  Barack Obama

 Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica

 

Lo saludo con respeto y consideración,  en mi condición de Gobernador del Estado Lara,  con el objeto de referirnos al decreto ejecutivo firmado por usted mediante el cual se califica a nuestro país, Venezuela, como una amenaza  para la seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica, cosa que rechazamos contundentemente.

En primer lugar quiero  decirle  que Venezuela es un país pacífico, de hombres y mujeres que no quieren confrontación con ninguna nación, que apostamos a la paz y la solución  de los conflictos por la vía del diálogo constructivo,  y  los instrumentos y espacios que nos ofrece la diplomacia, que no nos anima otra cosa que la búsqueda de un destino mejor para nuestra patria, siempre en medio de las mejores relaciones con nuestros vecinos, y en lo particular con la nación que usted preside.

Por ello le manifiesto  claramente que Venezuela no puede ser considerada una amenaza para ninguna otra nación del planeta. Tenemos serios problemas internos  que vamos a solucionarlos entre los venezolanos, en el marco de nuestra constitución y del principio de autodeterminación de los pueblos.

En mi caso mantengo   claras  y profundas diferencias con el gobierno del Presidente Nicolás Maduro y su partido. De hecho la organización que presido  forma parte de la Mesa de la Unidad Democrática, instancia que agrupa a la más variada gama de partidos, movimientos y sectores que adversamos al oficialismo. Pero por encima de esas diferencias, existe un interés nacional que es el que nos mueve  a escribirle esta misiva con la intención de solicitarle la derogatoria de ese decreto que  seguramente va a traer consecuencias negativas no sólo para el gobierno sino para todos los venezolanos.

Somos partidarios  de que nuestro país mantenga excelentes y constructivas relaciones con los Estados Unidos de Norteamérica, sobre la base de la igualdad de condiciones, la reciprocidad, el respeto mutuo, la cooperación y la autodeterminación. Un paso en la dirección de rectificar esa medida ejecutiva contribuiría sensiblemente a allanar el camino para que, sobre la base del  diálogo franco y un procesamiento adecuado de las diferencias con el actual gobierno de Venezuela, se pueda  iniciar una nueva etapa en las relaciones tanto con nuestro país como con una América Latina que hoy en día vive un promisorio proceso de integración, inspirado en los ideales de nuestro Libertador Simón Bolívar.

La normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba es un paso que habla positivamente sobre la madurez política de sus gobiernos, y envía señales sumamente optimistas para el resto de la región y el mundo, y para lo cual fue clave el apoyo y el aliento de Su Santidad el Papa Francisco, con quien recientemente sostuve un encuentro en la Ciudad de El Vaticano, con la finalidad de buscar caminos de entendimiento para resolver los grandes problemas que tiene nuestro país.  Por ello tanto  usted como el presidente Nicolás Maduro darían un paso favorable a consolidar un clima de entendimiento y comprensión mutuos si, aprovechando la próxima  cumbre de las Américas a realizarse en Panamá, abren una ventana al diálogo directo y franco para discutir sus diferencias y buscar soluciones prácticas que vayan en beneficio de los dos países.

Apelo a su buena voluntad, a su condición de demócrata convencido a que tome un momento de su tiempo para escuchar el clamor de los venezolanos y del resto de América Latina,  que hoy se pronuncian en favor de que sea dejada sin efecto la orden ejecutiva firmada por usted.

Atentamente,

Henri Falcón

Gobernador del Estado Lara