Sebastiana Barráez: Paramilitares en la frontera

Paracos

 

La periodista de investigación Sebastiana Barráez afirma en su columna Sebastiana Sin Secretos en el semanario Quinto Día que el tema de los paramilitares en la frontera con Colombia se ha utilizado para crear zozobra. Y agrega “Son ellos quienes manejan el monstruoso negocio del contrabando de combustible y alimentos, corrompiendo a nuestra Guardia Nacional y ahora al Ejército.

 

Paramilitares en la frontera

 

PARACOS. Así se conocen a los paramilitares colombianos en la frontera. En Venezuela el tema se ha usado como comodín para crear zozobra. Se les endosa que quieren tumbar al Presidente, antes Chávez y ahora Maduro. En el marco de la tensión que hay entre Venezuela y Estados Unidos, se dijo que hay mil 600 paramilitares armados y preparados para entrar al país. Desde hace por lo menos 10 años los paramilitares hacen vida activa en la frontera, han ocupado nuestros pueblos, amenazan, extorsionan, asesinan y se disputan el territorio con la guerrilla colombiana. Son ellos quienes manejan el monstruoso negocio del contrabando de combustible y alimentos, corrompiendo a nuestra Guardia Nacional y ahora al Ejército. Avanzan como un cáncer que corroe todo lo que toca. La población ha debido padecer sus sicariatos, colocación de explosivos, asesinatos de civiles, militares y policías ante el apenas susurro de nuestra Fuerza Armada, arropada por el poderío y el control que tienen los irregulares en la frontera. Hablar de mil 600 paramilitares en la frontera es volver al uso del comodín. Cualquiera de los lectores pudiera manifestar que el aceite que mueve el motor del paramilitarismo, es el dinero. Y tiene razón. Pero la industria que maneja el paramilitarismo en la frontera es más poderosa y rentable que el narcotráfico. Son organizaciones desideologizadas, no tienen interés alguno en tumbar al gobierno cuando les va tan bien con el de turno. Ayer las Águilas Negras, hoy los Urabeños o los Rastrojos, más allá de las Autodefensas, son un poderoso ejército que centra sus esfuerzos en obtener dinero, no en tumbar al gobierno venezolano. Mucho menos las Bacrim como se conoce allá a las Bandas Criminales. La frontera lo que más necesita es atención, no más ficción.

 

Ver más en Quinto Día