Portugal se suma a la Hora del Planeta

Portugal_HoradePlaneta

Un año más, edificios públicos, monumentos y empresas de numerosas ciudades portuguesas apagaron hoy las luces durante 60 minutos para unirse a la “Hora del Planeta”, que pretende concienciar a la ciudadanía contra el cambio climático.

Según la organización ecologista WWF, que convoca la iniciativa, más de un centenar de ciudades y municipios portugueses se adhirieron a la campaña, que tuvo como epicentro la lisboeta plaza de Martim Monitz.

Bajo la máxima de crear energía sin recurrir a la electricidad, en Martim Monitz se recreará un municipio “eco-colorido” totalmente sostenible iluminado mediante pinturas fluorescentes.

Además, alumnos del Instituto universitario de Artes Visuales, Diseño y Marketing (IADE) de la capital portuguesa estuvieron pedaleando los últimos días para acumular energía que contribuya a la iluminación del evento, a través de un mecanismo denominado “generador humano”.

También en Lisboa, el Santuario del Cristo Rey y el Museo de la Electricidad apagaron sus luces entre las 20.30 y las 21.30 (hora local), al igual que los emblemáticos monumentos de la vecina Sintra, como el Palacio de Pena, el Palacio Nacional, el Castillo de los Moros y el Palacio de Monserrat.

En el resto del país se quedaron a oscuras los castillos de Abrantes y Miranda do Douro, el Puente de San Roque (Chaves), el Santuario de Buen Jesús (Braga), la Iglesia de Señora de Bonfim (Chamusca) y el Monumento a la Libertad de Grandola, entre otros.

Los grandes almacenes de El Corte Inglés también apagaron las luces de la fachada de sus edificios en Lisboa y en Vila Nova de Gaia, muy próxima a la ciudad de Oporto.

Además, varios municipios organizaron actividades para apoyar esta acción medioambiental, como clases de zumba a la luz de las velas, carreras nocturnas, cenas a oscuras y talleres de fotografía nocturna.

La “Hora del Planeta” se celebró por primera vez en 2007 en Sidney, Australia, cuando 2,2 millones de personas y más de 2.000 empresas apagaron sus luces para luchar contra el cambio climático.

La iniciativa se ha extendido por todo el mundo y se ha convertido en la mayor acción ambiental del planeta; en 2014 se celebró en 7.000 ciudades y municipios de 162 países.

WWF destacó que este año la “Hora del Planeta” debe ser una llamada de atención de cara a la Cumbre de París de finales de 2015, en la que los gobiernos de todo el mundo se enfrentan al reto de alcanzar un acuerdo favorable al clima para evitar graves impactos ecológicos y controlar el cambio climático. EFE