Noel Alvarez: Educación de calidad

thumbnailnoelalvarezEducación de calidad debe ser prioridad para cualquier gobierno. En Venezuela se observa un preocupante deterioro del nivel educativo, por una parte está el problema de los docentes, mal remunerados, presionados por la violencia que se manifiesta constantemente en los centros educativos, la ausencia de programas de capacitación que les permita salir adelante ante el reto de motivar a los muchachos ante programas que no se adaptan a la modernidad.  He escuchado a niños decir que saben más de “internet” que su maestro. También a docentes que sostienen que deben  estar  muy alertas porque ahora los muchachos copian y pegan la información que consiguen en las redes cuando presentan sus trabajos.

El tema es complejo, tiene varias aristas. No se puede decir que hay mejor educación en el país porque hay más escuelas. El número de instituciones educativas no es un parámetro para medir la calidad. Para lograr una buena educación los docentes deben estar muy bien capacitados y estimulados, muchos de ellos tienen que trabajar doble turno porque el dinero no alcanza. A esto hay que sumarle la cantidad de alumnos que deben atender, mientras mayor es el número la posibilidad de brindarles la atención que requieren es menor. ¿Cómo dedicarle más tiempo al niño que no cumple con los objetivos? Justamente el tiempo es lo que no poseen y esto llena de frustración al educador.

La deserción escolar, aunque no existen cifras oficiales, también es otro punto relevante.  Adolescentes en edad escolar, provenientes de hogares humildes,  abandonan la escuela para trabajar, porque sus padres no pueden darle lo que ellos aspiran: un celular de última generación, el zapato de moda. El embarazo de niñas adolescentes también es otro motivo de deserción, aunque las niñas pueden seguir estudiando, algunas abandonan las aulas para cuidar sus hijos o porque deben trabajar para darles manutención. Por otra parte, el rol de los padres es clave, sin embargo, hay quienes tienen muy claro que la educación comienza en casa, que orientan a sus hijos con las tareas, hacen seguimiento, sin embargo, hay otros que “depositan” a sus hijos en el colegio, aparecen cuando los inscriben y luego, al final, cuando están reprobados.

El reto de una educación de calidad es de todos, la responsabilidad no recae solo en el gobierno. Los docentes, los padres, la comunidad, la sociedad  en general debe promover la revisión de cada uno de los aspectos que hemos señalado con el fin de conseguir superar los escollos y llevar adelante las transformaciones que se requiere. La educación transforma la vida de las personas, forma hombres y mujeres para que se enfrenten a la complejidad del mundo de hoy, es un factor que favorece el desarrollo de una nación.

Coordinador Nacional de “Gente” Generación Independiente

@alvareznv