Pedro Castro: La soberanía como problema

thumbnailpedrocastroEl régimen chavista desde los gobierno del Presidente Chávez, tuvo como bandera fundamental el problema de la reivindicación soberana, la denuncia contra el imperialismo yanqui. Pero nunca como ahora ha tenido la oportunidad de arreciar dicha política debido a la oportunidad de oro que le brinda el Imperio con la orden ejecutiva

del Presidente Obama, que supuestamente para el Presidente Maduro levanta la posibilidad de una invasión gringa a Venezuela.
Nuestra pregunta es, si el problema es la soberanía, en cuyo caso no me cabe la menor duda que contaría con el apoyo de la mayoría de los venezolanos y con el nuestro, por qué es están sesgada la visión soberana del régimen, porque sí se da rienda suelta a la furia nacionalista frente reales o ficticias amenazas a la soberanía de parte de los gringos, por qué se hacen los locos con las reales amenazas a las legitimas reclamaciones de Venezuela frente a Guyana.
Como es de todos conocidos Guyana viene planteando en la OEA de manera unilateral y saltándose el mecanismo legitimo para resolver el diferendo que es el Acuerdo de Ginebra de 1966, la expansión de su plataforma continental de 200 hasta las 350 millas (OEA 2011), lo que lesiona los intereses de Venezuela tanto en materia de nuestra reclamación sobre el territorio esquivo como el bloqueo de nuestro acceso al Atlántico. Además durante el gobierno del Presidente Maduro se han producido graves incidentes con Guyana, como lo constituyen el incidente con el buque Teknic Perdana en octubre de 2013, que realizaba labores de exploración para el gobierno de Guyana y a pesar de que en este evento se vio involucrada la Armada venezolana, esto no detuvo las ambiciones de Guyana de apoderarse de recursos económicos en el territorio en reclamación. A finales del año pasado se repitió otro incidente con un buque de bandera panameña en labores de exploración economica para empresas gingas con la autorización de Guyana, donde se vio otra vez involucrada la Armada y la respuesta de nuestras autoridades fue una tibia comunicación protesta hacia el país vecino.
Lo que llama poderosamente la atención es que las actividades de exploración y de presumible explotación de recursos en el territorio en reclamación se realizan con la autorización de Guyana a favor de empresas norteamericana, como es el caso de la Exxon. Ahora bien, por qué resulta una violenta agresión imperialista las acciones del imperio gringo, a quien se le acusa de querer apoderarse de nuestro petróleo por las malas y el régimen se hace el desentendido cuando se entrega petróleo, recursos mineros, recursos de los bosques de los territorios en reclamación a empresas norteamericana. Es por decir lo menos una grave inconsecuencia ver una agresión y no la otra a nuestra soberanía, cuando en ambos casos quien sale beneficiado y se apodera de recursos venezolanos son los gringos. Por qué los guyaneses si pueden darse el lujo de ofender nuestra soberanía sin que le importe al régimen y entregar recursos venezolanos al imperio.
Si la querella con los gringos es la soberanía hay un profundo malentendido de este problema por parte del régimen. La soberanía es una e indivisible poco importa que la ofensa se produzca por las acciones del imperio o de Guyana. La ofensa es igualmente grave en los dos casos y no hay forma de discrimanarla o de hacerse el ciego frente a una por conveniencias políticas.
Lo que los venezolanos reclamamos es consecuencia política de los gobiernos –cualquier gobierno del signo político que sea- frente a nuestra soberanía y su salvaguarda, no me cabe la menor duda que los gobernante conseguirán un país unido a la hora de convocarnos frente a una agresión a la Nación venga de donde venga si ese fuera el caso. Pedro V Castro
@pedrovcastrog