Brisas de cambio internacional con respecto a Venezuela por @damianprat

thumbnaildamianprat

Varias veces lo hemos escrito y/o comentado en la radio:  los graves problemas sociales, económicos, políticos e institucionales que vive Venezuela los debemos resolver  -por cierto, empujando democráticamente-  los venezolanos.  No podemos esperar que el mundo, es decir, otros países, pueblos ni gobiernos sean los que nos “saquen las patas del barro” en que nos metió la falsa revolución con afán totalitario.    Aunque uno reclama  -con razón- que muchas veces otros países, dirigentes de ellos y sus gobiernos abandonen principios  -o “miren para otro lado”- y no ejerzan la reciprocidad que la Venezuela democrática de los 60, 70 y 80 tuvo con ellos cuando las dictaduras militares los azotaron y nosotros brindamos refugio y solidaridad.

Aunque reclamemos aquello, con toda razón, nunca hay que olvidar que el primer deber de todo gobierno es atender los intereses de su país.  Todos nuestros vecinos hacen grandes negocios económicos de exportación a costa de los “robo-lucionarios” rojos rojitos que han destrozado “lo productivo venezolano”.   Productores agrarios, industriales de todo tipo con sus trabajadores  de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Uruguay, Chile, Nicaragua, Dominicana, Trinidad, Panamá, etc., crecen en producción y desarrollan sus fuerzas productivas, generando empleo, crecimiento y ganancias, vendiendo carne, leche, pollo, café, papel tualé, arroz, caraotas, maíz, acero, azúcar, cemento y pare usted de contar, “gracias” al “estatismo salvaje”, la corrupción y la gigantesca irresponsabilidad del gobierno venezolano al destruir fincas, agroindustrias privadas y estatales, es decir, el aparato económico.

Aquellos gobiernos –aunque tengan principios políticos democráticos-   no pueden renunciar a esos pingües negocios conque Venezuela regala sus petrodólares y favorecen a empresarios, hacendados y trabajadores de sus pueblos.  ¿Cuántos miles y miles de empleos se han generado en el agro y la agroindustria de Colombia  -por citar un caso-  “gracias” a las fincas expropiadas y arruinadas por “la revolución” dentro de Venezuela por lo cual ahora hay que importar de allá  todo tipo de productos alimentarios?

En buena parte, por eso hemos sufrido los venezolanos tanta complicidad, silencio y hasta “cabronería” de América Latina pero también de Europa.   No obstante,   soplan claras brisas  de cambio.  Quizás aún no son “vientos de cambio” pero hay una actitud diferente.   Semanas atrás el gobierno de Maduro intentó que Unasur aprobara una declaración con dura condena contra “el intento de invadir militarmente a Venezuela”.   Era para reforzar la farsa patriotera con la que Maduro intenta tapar el desastre social y económico que ha causado su gobierno.  Unasur se limitó a “solicitar se derogue el decreto”.  Así, suavecito.

Por estos días, a propósito de la Cumbre de Las Américas, hemos visto muchas cosas interesantes.   Que 24 ex presidentes firmen una contundente declaración en la que reclaman a los actuales gobiernos  de sus países “no seguir obviando la grave crisis política y económica que azota a Venezuela” es mucho.   Unos cuantos de esos expresidentes están hablando por los mandatarios que por motivos  político-diplomáticos no pueden manifestarse con tan meridiana claridad en relación al “grave deterioro democrático y el derrumbe de la economía de Venezuela con afectación general del pueblo, sin distinciones de orden político”.   Señalan “la alteración constitucional y democrática” que se vive en Venezuela.   Recordemos los pronunciamientos del parlamento europeo, de los de Brasil y otros. Las iniciativas de Felipe González, Fernando Cardoso y Ricardo Lagos, todos ex gobernantes de izquierda.

Hay mas signos.   Ya nadie habla de la babiecada del “golpe de estado” inventado por Maduro y en cambio crece el reclamo por la libertad de los presos políticos.   Ojo.  Maduro fue quien pidió a Shannon venir a Venezuela.  ¿Presión de Raúl Castro que necesita que no se le eche a perder la reconciliación con EEUU?.   Quizás.   Las declaraciones de Obama a la agencia EFE, son, al mismo tiempo, diplomáticas pero claras.   Le puso fin al “elefante en cristalería” de lo de “Venezuela como amenaza” pero mantuvo las sanciones a funcionarios y reiteró advertencias de “no mantener el silencio”.   Recordó que “Estados Unidos es el socio comercial más grande de Venezuela, con más de 40.000 millones de dólares en comercio bilateral al año”. Y definió así su política:  “nuestro interés principal y duradero es en una Venezuela que sea próspera, estable, democrática y segura. No creemos que Venezuela sea una amenaza a los Estados Unidos y Estados Unidos no es una amenaza al gobierno de Venezuela”; recordando los ataques del gobierno venezolano a la libertad de prensa, el encarcelamiento de opositores.

Lo que dijo anoche la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff es un ventarrón de cambio:  “Que no haya presos políticos en Venezuela”.  ¿Qué va a hacer Maduro?  ¿La acusará de “injerencista de la derecha”?.    ¡Claro!, ella también está en situación de mucha debilidad por los escándalos de corrupción en Petrobras, pero…. Se  asoma también que no habrá declaración final de la Cumbre sobre los temas de Venezuela porque no hay forma de que el gobierno de Maduro y sus cada día mas escasos aliados incondicionales logren apoyos significativos en lo que aspiraban.

Los venezolanos somos quienes tenemos que resolver que haya cambios políticos profundos en democracia, con los menores traumas posibles, derrotando a un gobierno que ha hecho de todo para provocar caos ante las elecciones parlamentarias.     La presión internacional no es la que va a decidir, pero ayuda mucho.  ¡Enhorabuena!  Que estas brisas de cambio se conviertan en vientos de cambio.

TIP  1:   Lecturas recomendadas.  1.-  ¡Que contundente el trabajo de Clavel Rangel! en elestimulo.com acerca del drama de la minería ilegal y la violencia. No se lo pierdan.   2.-   Otro es el reportaje de María Alesia Sosa en runrun.es sobre  “Se fugan más capitales de Venezuela con control de cambio que sin él”.

TIP  2:    Escasez… ¡de clavos!.  Por éstos días me sucedió aunque no aquí en Puerto Ordaz donde tengo que averiguar.   Desde Sidor me hacen llegar que siguen problemas para producir en la línea 1 del laminador de alambrón.  No hay unas “escobillas” y para colmo hay restricciones en el uso del gas que cada vez con mas fallas envía Pdvsa desde Anaco.

TIP  3:  “Nadie ha desacreditado tanto al socialismo como lo ha hecho el gobierno venezolano”.  La sentencia es de Fernando Mires en un análisis reciente titulado:  “La izquierda, la corrupción y la monja en minifalda” que se puede leer enpolisfmires.blogspot.com