El Puerto Libre pierde atractivo

PuertoLIbre_C1

Cada vez la oferta de mercancías de los comercios de la avenida Santiago Mariño en Porlamar se parece más a lo que exhiben los anaqueles de tierra firme. Así lo reseña elsoldemargarita.com.ve / César Noriega Ramos

“Un Puerto Libre no puede existir con mercancía nacional, porque pierde la diferencia. Los clientes deciden no comprar porque ven productos iguales a los de tierra firme, al mismo precio e incluso más caros”, dijo Enderson Silva, empleado en una tienda de ropas en la avenida más comercial de Porlamar.

La última vez que esta tienda recibió divisas oficiales fue a principios de 2014. Silva refirió que han participado varias veces en el Sistema Marginal de Divisas (Simadi), pero sin ver saldadas sus solicitudes.

“Estamos en una situación de que ‘ni lavan, ni prestan la batea’, porque no nos dan divisas por las vías legales y tampoco podemos comprar divisas en el mercado negro porque luego no podemos vender la mercancía de manera legal”, dijo Silva.

La Cámara de Comercio, Puerto Libre y Producción de Nueva Esparta planteó este miércoles la concesión de libertad cambiaria para la Isla. Silva considera que “debería ser así, al menos tendríamos una salida”.

“No podemos seguir así, porque se nos están cerrando las puertas y estamos llegando al punto de que también vamos a tener que bajar la santamaría”, dijo Silva.

Carmen Quintero, gerente de la tienda Don Lolo, consideró que la legalización del mercado paralelo destrabaría las divisas para importar mercancías. “Cada quien va a ver hasta cuánto puede comprar”. Añadió que al menos la clientela tendría el estímulo de pagar un precio más alto por productos realmente distintos a los del resto del país.

“Estamos surtiéndonos con producción nacional. Lamentablemente no pudimos ofertar mercancía importada a los clientes en Semana Santa”, dijo Quintero.

Explicó que para los comercios que quieran funcionar de manera legal es imposible adquirir divisas en el llamado “mercado negro”, porque se exponen a fuertes sanciones.

Josmary Chirinos, encargada de una tienda de computación, mencionó que están trabajando con mercancía de hace un año. “La gente me pregunta: ¿por qué las mismas cosas que veo en Caracas están en el Puerto Libre más caras? y no sé cómo responderles”.