Emilio Nouel: Otra Cumbre sin resultados concretos

thumbnailemilionouelNov2014Los medios internacionales y nacionales se cargaron de análisis y conjeturas sobre lo que ocurriría en la Cumbre de las Américas en Panamá. Todo pareciera apuntar a que la agenda oficial del encuentro (temas sustantivos para nuestros países) será puesta de lado, y la reseña final, con seguridad, se focalizará en los asuntos que el público de galería más esperaba: el eventual rifirrafe entre Obama y los albanos por causa del gobierno venezolano, o el apretón de manos entre aquel y Castro.

Por lo visto hasta hoy jueves 9, los albanos montaron su tinglado antiimperialista paralelo a la Cumbre. Sobre las firmas coaccionadas o de dudosa veracidad, pidiendo la derogatoria del decreto de Obama contra los violadores de los DDHH, no se sabe qué ocurrirá.  Pareciera que los gobiernos de EEUU y Venezuela enterrarán el hacha de la guerra gracias a gestiones mediadoras de terceros.

Pronósticos hay para todos los gustos.

Conociendo como conocemos a los desalmados que gobiernan a Venezuela, no sería extraño que hicieran una de las suyas en esta ocasión, a pesar de los deseos del presidente panameño de que el evento ocurra sin episodios inconvenientes.

De los desaguisados y torpezas de los bolivarianos, a lo interno y en lo internacional, tenemos suficientes muestras. Es proverbial su “diplomacia” tosca de verduleros, solo comparable con la de los más incivilizados países. No se equivocaba un alto funcionario cubano, cuando hace algunos años en una reunión internacional nos decía, con gesto despectivo, que a Chávez ellos lo veían como a los dictadores africanos con quienes ellos habían tenido relaciones.

Las respuestas de los jerarcas chavistas encargados de las relaciones internacionales frente a las críticas y cuestionamientos externos corroboran ese proceder impropio.

Para los cubanos, sin embargo, la Cumbre será muy importante, al menos en términos simbólicos. Imagino que habrán pedido a los chavistas que no le agüen  la fiesta, que no perjudiquen sus planes con el demoníaco Imperio.

Muy importante y trascendente es la participación de los ex jefes de Estado y de gobierno que denunciarán las arbitrariedades de la tiranía militar en Venezuela. Nunca antes hubo una iniciativa como ésta frente a un gobierno.

Sin duda, el absurdo antiamericanismo, tanto el abierto como el soterrado, tendrá un escenario, una vez más, para su proyección.

No veremos a los presidentes tocar ni con el pétalo de una rosa a los gobernantes que están desmantelando la democracia, violando los derechos humanos y robando a saco los dineros públicos en sus países.

¿La señora Rousseff dirá algo al respecto? ¿Peña Nieto quebrará una lanza sobre alguno de esos temas? ¿Tabaré Vazquez repudiará la persecución política contra la oposición en Venezuela? ¿Santos pedirá la aplicación de la cláusula democrática de la OEA? ¿Kirchner exigirá mano dura contra la corrupción sin fronteras?

Me temo que nos quedaremos sin respuestas a tan cruciales asuntos.

Mientras tanto, no faltará el sainete. Los presidentes cómplices que le han comprado la fantasiosa patraña a Maduro de que Venezuela será invadida de un momento a otro por los marines, todos envueltos en sus banderas nacionales, y evocando a Bolívar, Tiradentes y Martí, con voz grave y en éxtasis delirante, declamarán aquellos versos del colombiano Torres Caicedo: “La raza de la América latina / al frente tiene la sajona raza / enemiga mortal que ya amenaza /su libertad destruir y su pendón”.

A los pocos días, nadie recordará el encuentro hemisférico. Será otra Cumbre fallida, una pérdida de tiempo y dinero, un descrédito más que se suma a la contabilidad de la supuesta “Patria Grande”.

 

EMILIO NOUEL V.

@ENouelV

[email protected]