El Vaticano cierra controversial intervención a monjas liberales en EEUU

(foto AP)
(foto AP)

El Vaticano puso fin el jueves a la controversial intervención de un grupo liberal de religiosas estadounidenses en lo que se considera un giro importante en tono y tratamiento que responde a la preocupación del papa Francisco por la justicia social.

El Vaticano dijo que aceptó un informe final sobre la reestructuración de la organización Leadership Conference of Women Religious (Conferencia de Religiosas para el Liderazgo, LCWR) y declaró que “la implementación del mandato se ha cumplido”.

En un informe final, la congregación y la LCWR dijeron que los estatutos del grupo habían sido revisados para indicar su concentración en Cristo y su fidelidad a las enseñanzas de la iglesia. Agregó que se creará un comité asesor para asegurar que los manuscritos sometidos a la inclusión en las publicaciones de la LCWR respetan la doctrina.

Agregó que los oradores en actos de la LCWR deben usar el “lenguaje eclesiástico de la fe” en sus declaraciones y agregó que se había revisado el criterio para seleccionar los ganadores de premios.

Cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Vaticano, intervino la LCWR en 2012, acusó al grupo de asumir posiciones que socavaban las enseñanzas católicas sobre el sacerdocio y la homosexualidad a la vez que promovían “determinados temas feministas radicales incompatibles con la fe católica”.

La congregación consideró una reestructuración de cinco años, alimentada por las preocupaciones de conservadores estadounidenses de que el grupo, que representa al 80% de las monjas católicas en Estados Unidos, se hubiese desviado de la enseñanza de la iglesia al no concentrarse lo suficiente en temas como el aborto.

La intervención, combinada con una investigación del Vaticano sobre la calidad de vida de las monjas estadounidenses, había afectado profundamente a las hermanas católicas que llevan sobre sí el peso de los programas sociales de la iglesia con el manejo de escuelas, hospitales, hospicios y cocinas populares. La intervención provocó apoyo popular a las monjas y críticas al Vaticano.

En diciembre concluyó la investigación sobre la calidad de vida de las religiosas con elogios para estas por su cuidado generoso de los pobres. El anuncio del jueves manifestó una conclusión positiva similar.

Christopher Bellitto, un historiador de la Iglesia en la Universidad de Kean en Nueva Jersey, dijo que el anuncio del jueves fue “una reivindicación completa” del grupo de hermanas y de las monjas estadounidenses en general.

“Cualquier cosa que haya salido del Vaticano esta mañana no es más que una hoja de parra, porque ellos no pueden decir ‘épa’ en latín”, dijo Bellitto. AP