Guarate: No permitiremos que se violente la integridad física de ningún trabajador

Rueda de Prensa1

El alcalde de Mario Briceño Iragorry (Aragua), Delson Guarate, fue enfático al asegurar que no permitirá ningún tipo de violencia dentro de la institución, esto a raíz de los sucesos ocurridos este miércoles en las instalaciones de la Dirección de Mantenimiento Urbano cuando un grupo de obreros que mantienen una huelga injustificada desde hace más de 5 meses, agredió gravemente a dos funcionarias quienes resultaron severamente heridas.NP

“Los niveles de violencia a los cuales está llegando la situación de sabotaje provocada por factores adversos a mi gestión ya arrojan un incidente de violencia de géneros que implica amenazas y agresión física contra dos funcionarias de mantenimiento urbano, esto es inadmisible, no permitiremos que se violente la integridad física de ningún trabajador. Como primera autoridad municipal exijo un pronunciamiento y acciones inmediatas por parte de los órganos judiciales, los cuales no deben hacer caso omiso del hecho por presión política”, aseveró Guarate. Dijo que presentó la denuncia respectiva ante el Fiscal Superior de Aragua Roberto Acosta y posteriormente fue remitida a la Fiscalía 24º en materia de violencia contra la mujer, esperando que el procedimiento sea llevado de forma ágil y transparente.

Por su parte Carolina Rivero, supervisora de mantenimiento urbano y Olga Toro, jefa de ornato y servicios públicos, quien resultó lesionada con quemaduras de tercer grado en su pierna derecha narraron lo sucedido indicando que los obreros prendieron una fogata con madera cerca de un contenedor de gasoil para hacer un sancocho en el horario que deberían de prestar servicio de recolección de basura a la colectividad por lo que realizaron en varias ocasiones el llamado de atención que desencadenó una serie de improperios y amenazas con un cuchillo acompañadas de empujones que provocaron el abrupto contacto con las brasas encendidas.

Toro aseguró sentirse desasistida por los cuerpos de seguridad que actuaron de manera parcializada y se vieron en la obligación de tomar la denuncia por la reiterada exigencia de respeto a los derechos de todos los ciudadanos en un sistema que se jacta de garantizar la integridad de la mujer pero, que lastimosamente su rigurosidad depende de la posición política que profese. Puntualizó que las manipulaciones a través de videos que no muestran el momento de la agresión no le amilanan y que seguirá trabajando para sacar adelante un municipio que merece vivir mejor y que cuenta con un proyecto de progreso que no será doblegado.

El alcalde recordó la actitud desafiante y arbitraria que mantienen los obreros en detrimento del bienestar del pueblo mariobricense, que ve diluidos sus recursos en trabajadores que se niegan a cumplir con sus funciones para estabilizar el sistema de recolección de basura en un perverso juego auspiciado por instituciones del Estado que deberían defender los intereses del colectivo. Indicó Guarate que: “desde hace un mes fueron adquiridos uniformes y equipos cumpliendo con lo establecido por la Inspectoría del Trabajo e Inpsasel y la dotación fue rechazada por estos trabajadores ratificando su postura de boicot tarifado para continuar con el show político”.