Uruguay fundirá las motos incautadas para hacer viviendas sociales

motos

Centenares de motos incautadas en Montevideo por la Policía, en el marco de la Operación Aruera, serán fundidas y convertidas en varillas para la construcción de viviendas sociales, según informó el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

En lo que va del año, 1.926 motos fueron confiscadas en Uruguay. Sólo en el depósito de la Guardia Republicana hay casi 700 birrodados “y el número sigue creciendo”, afirmó el gobierno de Tabaré Vázquez.

Contactos mantenidos con la Guardia Republicana, así como declaraciones del jefe de Policía de Maldonado, Erode Ruiz, coinciden en declarar que es muy baja la cantidad de personas que van a reclamar sus rodados. “Son muy pocas las personas que vienen a que les devuelvan sus motos, porque la enorme mayoría son robadas”, señaló Ruiz, según un artículo del diario El País.

Ruiz explicó que “los delincuentes tunean las motos. Le ponen un guardabarros de una, el tanque de otra, las pintan, entonces muchas veces viene el dueño y dice que no es esa su moto, por más que tiene hasta el mismo número de matrícula. Las cambian mucho”.

“A veces, estos muchachos hacen diez motos con piezas de otras tantas”, afirmó el oficial. Los costos económicos de recuperar una moto incautada en infracción también hacen que los dueños prefieran comprarse otro birrodado, así como también, muchas veces, los propietarios de motos robadas “prefieran cobrar el seguro antes de hacerse con una moto que seguramente haya sido maltratada por los delincuentes”.

Esto se explica, según la publicación de la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior, “por la realización de operativos conjuntos con las intendencias, donde estas realizan las incautaciones (en la mayoría de los casos) por infracciones a las reglamentaciones vigentes”.

Las motos incautadas en la capital del país están en la entrada de la Guardia Republicana, amontonadas en un terraplén que da a un alambrado. Fuentes de la Republicana, afirmaron que como el Operativo Aruera sigue adelante, la requisa de motos irá en aumento. “Todos los días nos traen entre 40 y 60 motos, pero sólo dos o tres propietarios acuden a reclamar sus vehículos”, señalaron los informantes.

Los efectivos afirmaron que se hace necesario sacar las motos del lugar, porque “cada vez se incautan más y el peso de todos los rodados está haciendo que el alambrado de la entrada ceda y se rompa”. “Por este motivo ya se rompieron tres columnas que hubo que arreglar”, afirmaron.

Vía Infobae