Así esperan en el hospital el nuevo hijo de los Duques de Cambridge

Foto de hola.com
Foto de hola.com

El mediático embarazo de la Duquesa de Cambridge, de nacimiento Kate Middleton, toca a su fin y es cuestión de días, incluso de horas, que se produzca el esperado nacimiento real. La esposa del príncipe Guillermo salía de cuentas entre mediados y finales de abril –fechas de grandes alegrías para los Windsor: mañana, 21 de abril, la reina Isabel cumple 89 años y la próxima semana, el 29 de abril, los Duques de Cambridge celebran su cuarto aniversario de boda- y, mientras llega el caprichoso momento de la llegada al mundo de su bebé, apura al parecer los últimos días de su dulce espera en el Palacio de Kensington en Londres, para estar cerca de la maternidad del Hospital Saint Mary de Paddington, donde ella tiene previsto dar a luz.

Foto de hola.com
Foto de hola.com

A las puertas de St. Mary han comenzado ya a llegar los primeros curiosos y fans de la monarquía, que se han sentado esperando que llegue el gran momento en que la pareja salga de la clínica con su hijo. Lo cierto es que, como el día es una incógnita, no se sabe el tiempo que tendrán que estar allí. ¿Irán bien preparados para una larga espera? Banderas británicas, fotografías y globos son de momento su compañía, aunque con el paso de los días seguro que son más los que se acercan hasta la zona esperando el feliz acontecimiento.

Foto de hola.com
Foto de hola.com

Los Cambridge no permanecerán por mucho tiempo en Londres tras el nacimiento real. La recién aumentada familia se trasladará esta vez a Anmer Hall, la propiedad de estilo georgiano de diez dormitorios que pertenece a la finca de Sandringham de la reina Isabel. Mientras que en 2013 la pareja real pasó sus primeras semanas como nuevos padres con los Middleton en Berkshire, esta vez los Duques han elegido establecerse en su reformada residencia campestre. La Duquesa, que creció en la tranquila aldea de Bucklebury, parece que quiere para sus propios hijos el mismo tipo de crianza que tuvo ella. Contará también con la ayuda de su madre, Carole, que se mudará con ella para ayudarla en el cuidado de los niños una vez termine el permiso de paternidad de dos semanas del Príncipe.

Leer más en: hola.com