Veja: Congreso brasileño será utilizado como palco para propaganda chavista

TarekSaabRindeCuentas640

 

La revista brasileña Veja publica un análisis de Leonardo Coutinho sobre la presencia de Tarek William Saab en el Congreso de Brasil, invitado por parlamentarios del PT (Partido de los Trabajadores) y del PSOL (Partido Socialismo y Libertad), donde Coutinho dice que Saab es “un emisario del gobierno venezolano en Brasil que trata de defender al gobierno Nicolás Maduro de las acusaciones de arrestos políticos y violaciones de derechos humanos

Continúa el artículo de la revista Veja sobre la visita del Defensor del Pueblo de Venezuela a Brasil:

Entre las técnicas de propaganda mejor desarrolladas en Cuba es la de contrainformación o guerra ideológica. En pocas palabras, significa replicar la tímidas iniciativas democráticas con actos a favor de la dictadura, en un intento por neutralizarlos. Para acallar una protesta popular, convocan a otra en el mismo día en la misma ciudad. Para contrarrestar las organizaciones sindicales legítimas, inventa una unión de trabajadores afines. Para invalidar una organización como la Organización de Estados Americanos (OEA), se crea otra con el mismo propósito, la Unasur.

Esta semana, las mismas formas cubanas, que se han adoptado ampliamente en Venezuela y Bolivia, se están utilizando en Brasil, a petición de los parlamentarios del PT. El objetivo esta vez es neutralizar la visita de dos mujeres de los presos políticos venezolanos. Lilian Tintori, esposa del ex alcalde de Chacao Leopoldo López, y Mitzy Capriles, esposa del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, llegaron a Brasil el fin de semana para obtener apoyo internacional y tratar la liberación de sus maridos, que siguen en la presos y sin juicio. Ya han hablado con el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin (PSDB) y con el expresidente Fernando Henrique Cardoso. En la agenda, las dos tienen una visita a la Cámara de Representantes y no esconden que desearían un encuentro personal con la presidenta Dilma Rousseff.

La contraofensiva debe suceder con la llegada del venezolano Tarek William Saab, que tiene el cargo de “Defensor del Pueblo” en el gobierno de Nicolás Maduro. El mismo Jueves 7, (hoy) el día en que Lilian y Mitsy vienen a Brasilia, Saab será escuchado por los Comités de Derechos Humanos del Senado y de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Saab fue invitado por el Senador Lindberg Farias (PT-RJ) y el Sr. Ivan Valente (PSOL-SP). Los dos presentaron  solicitudes pidiendo la venida del venezolano.

En su papel de “defensor del pueblo”, Saab apoyó la represión de las protestas callejeras que se produjeron en febrero de 2014. En ese episodio, la brutalidad de las fuerzas de seguridad y las milicias progubernamentales contra el pueblo dejó más de cuarenta muertos y casi novecientos heridos.

El mes pasado, Saab encabezó, junto a Maduro, protestas contra la decisión del gobierno de Estados Unidos de congelar los activos en EE.UU. de siete funcionarios (una fiscal y 6 militares) que fueron acusados de patrocinar y ordenar la represión a principios del año pasado.

Saab también se mostró de acuerdo con la ley que aprobó el uso de armas de fuego para sofocar las manifestaciones callejeras. Según él, el armamento sólo sería utilizado en las situaciones extremas.

Cuando se le preguntó por la cadena estadounidense CNN acerca de las denuncias de malos tratos y torturas en las cárceles venezolanas, el invitado de Lindberg Farias e Ivan Valente se negó a responder y culpó a los ciudadanos detenidos por las olas de violencia en su país.

Tarek William Saab se licenció en Derecho y actuó – en realidad – en defensa de los derechos humanos durante varios años. Hasta los años 90, fue reconocido por sus buenas intenciones. En la década de 1990, sin embargo, él ganó notoriedad al defender a los militares detenidos tras un fallido golpe de Estado en 1992. Entre ellos se encontraba el teniente coronel Hugo Chávez. Por ese acercamiento al caudillo, Saab pasó a ser visto como un traidor a la causa.

Con la elección de Chávez en 1998, Saab entró en el corazón del chavismo. Y fue diputado y gobernador durante dos períodos. “Todos lo teníamos como un hombre bueno. Pero sus actos de hoy en día son una negación completa de su pasado”, dice el ex miembro del gobierno chavista. “El abogado Saab cierra los ojos ante la realidad de la violación de los derechos humanos en Venezuela que hoy en día es mucho peor que hace dos décadas”, dijo.

 

Traducción libre del brasileño por lapatilla.com