Irina Shayk: A las mujeres rusas nos gusta sorprender

(Foto AFP)
(Foto AFP)

 

Divertida y relajada, desfila para Pronovias después de conocerse su idilio con Bradley Cooper, publica ABC de España.

Por Beatriz Cortázar / Barcelona /ABC de España

Lleva dos días en Barcelona, descansado en su habitación del hotel Miramar. El jet lag que trae de Nueva York es de los que necesitan una buena cura de sueño. La modelo más buscada del momento, la top rusa Irina Shayk, fue ayer la estrella absoluta del desfile de Pronovias. Celebrado en el Museo Nacional, Pronovias hizo gala de un autentico despliegue de lujo y poderío. Desde las impresionantes arañas que se movían casi tanto como las maniquíes, a los encajes en cristal que mostró esta firma de moda nupcial, en expansión por Europa: sus próximas aperturas serán en Berlín y Roma. Los desfiles de Pronovias son cita obligada en el calendario de la moda.

«No voy a hablar de mi vida privada», advirtió la exnovia de Cristiano Ronaldo para dejar las cosas claras desde el principio. La escena no dejaba de ser un cuadro surrealista. Irina estaba vestida de novia, con moño de Moncho Moreno y entre encajes de tul en color champán, resaltando lo mejor de su curvilínea figura. Muy cerca, el diseñador de Pronovias y, también por la zona, merodeando su agente comercial. Frente a ella, todos los medios de comunicación queriendo saber si Cooper es mejor o no que Ronaldo. Y al lado de Irina, en un segundo plano, el resto de las modelos que también lucieron los diseños nupciales.

Elegante y sexy

«Este vestido es maravilloso, la colección es de una gran belleza, además de elegante y sexy. Son vestidos perfectos para verte espectacular el día de tu boda. Realmente, Pronovias consigue que todas nos sintamos como princesas», declaró Irina Shayk. Lista y muy profesional, sabe regatear las preguntas con tino. Otro ejemplo de buen regateo fue cuando le preguntaron si el desamor era uno de los secretos de su espectacular belleza. «Me gusta mantener una actitud positiva porque la vida es muy corta y hay demasiadas desgracias», señaló. Tampoco se «mojó» a la hora de elegir entre dos ciudades españolas que conoce bien: «Amo España, Madrid y Barcelona. Dos ciudades increíbles. Disfruto mucho aquí, porque tenéis un clima y una gastronomía magistrales», afirmó.

Y más vueltas de tuerca sobre una posible boda a la vista. «A la mujer rusa nos gusta sorprender, por eso nunca se sabe cuándo vamos a hacer las cosas», confesó. Si Ronaldo o Cooper son pasado y presente, es algo que sabemos de sobra y no precisamente por lo que Irina nos cuenta.

Más información en ABC de España