Panaderías de Puerto La Cruz padecen fallas en distribución de harina

94135_338x198_0164839001431049820

Desde hace semanas, las pequeñas panaderías de Puerto La Cruz comen­zaron a padecer por fallas en la distribución de harina de trigo. El problema ha llevado a la mayoría a bajar la producción y a otras a eliminar la elaboración de panes salados, pues es a lo que menos le ganan. Diario El Tiempo

En Exquisiteces Bella Vista de la calle Bolívar, el dueño del ne­gocio, Luis Pardo, comentó que hace una semana se le termi­naron los 50 sacos, de 45 kilos cada uno, que le surtieron los primeros días de abril. Actual­mente se ayuda es con la venta de chucherías para no bajar las santamarías.

Desde hace un mes tampo­co reciben la materia prima en el local Exquisiteces Deleite II de Guanire. Jorge Luis Marín indicó que debido a eso co­menzaron a bajar la producción hace dos semanas para estirar los inventarios.

Si antes utilizaban de 8 a 10 sacos diarios, ahora solamente usan cuatro. Es por eso que op­taron por sacar el pan francés y canilla en varias porciones para que alcance para los tres turnos.

Al parecer, el gobierno tampoco tiene transporte para entregar los encargos. “Una vez hice el intento de traer unos sacos, con todos mis permisos, y casi me meten preso por aca­paramiento“, agregó Marín.

Dulces y Pizzería

Hasta el miércoles vendie­ron pan salado en Vita María. Wilmar Grajares aseguró que ya no podían utilizar los 15 sacos diarios sino un máximo de cuatro. Mencionó que con los pocos sacos que consiguió prestados, a partir del lunes empezará a trabajar sólo el área de pastelería y pizzería, en el turno de la tarde. Con eso tiene previsto pagar la nómina de 27 trabajadores.

Para él no sólo hay fallas con la distribución de harina, sino también de margarina, levadura y azúcar.

“En el caso del trigo, enten­demos que se acaba porque lo traen de Canadá, pero no tienen que esperar a que ocurra eso porque el proceso de im­portación puede durar más de un mes“.

Grajares exhortó a que les asignen los dólares a tiempo a los empresarios para que reali­cen los pedidos antes que se les termine todo.