La batería Tesla presagia el principio del fin de los combustibles fósiles

TeslaPowerWall640

 

La afirmación la hace John Mathews en un artículo publicado el lunes en The Conversation. Mathews es profesor de Gerencia Estratégica en la escuela de postgrado de la Macquarie University en Australia. Opina que las energías renovables ganan cada vez más espacio, en ellas los dispositivos de almacenamiento de energía son cruciales y Tesla Motors de Elon Musk ha presentado un nuevo dispositivo revolucionario, la batería Tesla Powerwall  que puede ser capaz de romper nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Lea a continuación el artículo completo

 

La batería Tesla anuncia el principio del fin de los combustibles fósiles

 

Mientras que la energía eólica y la solar han hecho grandes avances en los últimos años, ( las energías renovables representan actualmente el 22% de la energía eléctrica generada ), el tema que los ha retenido ha sido su fugacidad. El sol no brilla en la noche y el viento no sopla todo el año – estos son los mantras de todos los que se oponen al progreso de las energías renovables.

Ahora, el multimillonario de la energía renovable Elon Musk,  acaba ponerse al frente en su defensa final. El jueves pasado en California, EE.UU. presentó al mundo su nuevo y elegante Powerwall – una unidad de almacenamiento de energía montada en la pared, que puede llevar 10 kilovatios hora de energía eléctrica, y entregarlo a un promedio de 2 kilovatios, todo por US $ 3.500.

Eso se traduce en un precio de la electricidad (teniendo en cuenta los costes de instalación e inversores) de alrededor de US $ 500 por kWh – menos de la mitad de los costos actuales, según las estimaciones del Deutsche Bank.

Eso se traduce en energía entregada en unos 6 centavos de dólar por kWh para el ocupante de la vivienda, lo que significa que este sistema de almacenamiento interno podría ser más competitivo que el  de energía de carbón entregado a través de la red convencional.

Lo que es más, Musk va a fabricar las baterías en los Estados Unidos , en una “gigafactory” que está construyendo justo en la frontera de California en Nevada. Él no está esperando por alguna tecnología totalmente nueva, pero si está ampliando los alcances de la batería de iones de litio de probada eficacia que ya está siendo utilizada en sus vehículos eléctricos.

No sólo para los hogares

Ahora las compañías de combustibles fósiles – desde los proveedores de combustible, como los mineros del carbón a los servicios públicos de energía eléctrica que queman carbón – y como siempre, estarán a la defensiva en su la lucha contra la nueva normalidad de los suministros renovables más baratos y su almacenamiento. En lugar de preguntarse “¿podemos tener nuestro propio sistema de energía?” las comunidades ahora se preguntan “¿por qué no lo tenemos?”

El sistema de Tesla de Energía que se lanzó la semana pasada es amplio, con ramificaciones globales. El sistema Powerwall ofreciendo 10 kWh está dirigido a usuarios domésticos. Se complementa con un sistema comercial denominado el Powerpack ofreciendo 100 kWh de almacenamiento, y una pila de 100 de estas unidades para formar una unidad de almacenamiento de 10 megavatios hora que se puede utilizar en la escala de pequeñas redes eléctricas.

 

Tesla Powerpack
Tesla Powerpack

Comunidades enteras podrían construir sistemas de suministro de energía de micro-redes en torno a un sistema de almacenamiento de energía 10 MWh, por ejemplo, alimentados por la generación de energía renovable (energía eólica o la energía solar en la azotea), a un costo que acaba de convertirse en super-competitivo.

En su lanzamiento la semana pasada, Musk sostuvo que toda la red de energía eléctrica de los EE.UU. podría ser replicada con sólo 160 millones de estas unidades de almacenamiento de energía a escala comercial. Y dos mil millones de las unidades a escala comercial podría proporcionar un almacenamiento de 20 billones de kWh – la energía eléctrica de todo el mundo.

Comienza la revolución

Es instructivo poner estas cifras en su contexto. Ya hay alrededor de 2 mil millones de automóviles y vehículos comerciales en las carreteras del mundo, y cerca de 100 millones de vehículos nuevos están siendo agregados cada año.

Si es factible construir estas máquinas complejas de bombeo de carbono, es ciertamente factible construir las unidades de almacenamiento que ayudarán para que sean innecesarias. Es más, Elon Musk ha anunciado que tiene la intención de hacerlo.

 

 

Elon Musk es una figura de estilo Henry Ford quien toma las innovaciones de los demás y las escala, tomando pasos empresariales impresionantes que otros sólo pueden soñar. De repente, el mundo de las energías renovables se acaba de transformar para convertirse en la nueva normalidad – porque cuando se combina con el almacenamiento rentable resulta inmejorable.

Musk no estará solo. Ya China se está preparando para ser la superpotencia energética renovable del mundo, con la mayor base instalada de energía eólica y probablemente para este año tenga instalada la base más grande del mundo de energía solar fotovoltaica (FV), como también, el sistema más grande del mundo, por mucho, de fabricación de turbinas eólicas y de paneles fotovoltaicos.

Ya hay empresas chinas como BYD produciiendo sus propias unidades de almacenamiento de energía basado en la tecnología de iones de litio para el uso doméstico y comercial – aunque no tan elegante ni tan barato como la nueva oferta de Tesla.

Pero démosle tiempo y estarán produciendo a escala y costo comparable, o quizás mejor. Se trata de la competencia capitalista – y su propagación es lo que hace que el anuncio de Tesla sea el inicio de la revolución real de las energías renovables.

 

Ver original en The Conversation. Traducción libre del inglés por lapatilla.com