Gustavo Coronel: Un payaso del circo de Moscú

thumbnailgustavocoronelMaduro:

Este viaje tuyo a Moscú ha roto todos los records de indecencia presidencial. Llegaste allá arrimado en un avión cubano, de rodillas, a pedir dinero, luciendo como un cachorro de Raúl Castro. Sentimos vergüenza de saber que en Moscú y en todo el mundo ya tienes imagen bien ganada de payaso zalamero e ignorante. Fuiste a pedir dinero a Putin para tratar de mantenerte algún tiempo más en el poder. Al viajar de esta manera tan rastrera le muestras al mundo que ya no te importa aparecer como triste comparsa, que te sientes hasta orgulloso de exhibirte como actor de reparto en la ceremonia que armó Putin para auto-glorificarse. Es terriblemente humillante para Venezuela que el mundo vea tu ínfima calidad humana, que te oiga hablar sandeces y conozca la triste realidad de un país que antaño fuera modelo de democracia y de progreso en América Latina. Nos avergonzamos de ver a quien se dice presidente del país balbucear incesantemente frases sobre  independencia, soberanía y dignidad nacional, palabras vacías que salen de tu boca de amanuense de los Castro.

Detrás de tu jefe cubano fuiste el único político latinoamericano que asistió a la ceremonia militarista de Putin, Ni siquiera Evo, tu único cachorrito remanente, te acompañó.

Durante tu estadía allá diste una entrevista a “Russia Today” en la cual sobrepasaste todos los límites de la ignorancia y del descaro. Entre otras necedades:

1.      Adulaste a los rusos para pedirle un préstamo a Putin, al decir que “fue el pueblo ruso el que quebró el espinazo a la Alemania nazi”. Si no hubiera sido por la ayuda estadounidense al pueblo ruso, este hubiese naufragado bajo la tormenta que fue la segunda guerra mundial. Eres un ignorante de la historia. Lo honesto, si querías adular, era decir que el pueblo ruso se comportó heroicamente en la defensa de su territorio. Hubieras debido agregar que Stalin se alió con Hitler al principio y, luego, tuvo que ir a pedirle cacao a Roosevelt.

2.     Hablaste de mezquindad de los líderes europeos quienes no asistieron a la ceremonia de Putin, pero olvidas que esa ausencia fue debida al rechazo que tiene en Europa la política imperialista y expansionista rusa. Putin trata de reconstruir a la Unión Soviética porque confunde tamaño con grandeza. El evento de Moscú fue una cita de segundones: Lukashenko, Mugabe, Raúl,  tú, y otros bates quebrados del mundo forajido.

3.     Seguiste hablando del decreto ejecutivo de Obama y mentiste al decir que en América Latina hay una postura unánime contra ese documento. No has podido obtener que nadie importante te acompañe en el rechazo a lo que ha sido una sanción a miembros de tu pandilla, los violadores de derechos humanos. Tu grosera reacción ha sido la de promoverlos, así como invitar a un grupo de  espías cubanos liberados por USA (trueque) para darles la condecoración máxima. Al hacerlo has prostituido la Orden del Libertador, así como el difunto prostituyó la Espada de Bolívar, al darla a asesinos y forajidos del planeta.

4.     Has dicho que el terrorismo internacional es “un invento” de los Estados Unidos. Esta afirmación es grotesca y merece el rechazo del mundo civilizado. El terrorismo existe y mata gente en todo el mundo, mucha de ella gente pobre. Los grupos como ISIS, Hezbollah, ETA, FARC, varios de los cuales tu funesto régimen ha financiado y protegido, asesinan, secuestran y trafican en drogas. Algunos de tus inmediatos colaboradores están señalados por centros de investigación internacional como narcos, lo cual debe ser motivo de rechazo a tu régimen por todos los venezolanos decentes.

5.     Celebras el encuentro de Castro con Obama como una victoria de Castro. Pero una gran parte del planeta lo ve como la rendición de un régimen funesto que, después de 60 años, no tiene nada más que mostrar y se está cayendo solo. Ese acercamiento ha significado el progresivo alejamiento del régimen cubano de tu pandilla. Ya ni a Cuba podrás ir a vivir una vez que salgas de Miraflores y solo te quede Ciliaflores.

6.     Insistes en decir que hay una “guerra económica” en contra de tu régimen, a fin de explicar el desastre que impera en Venezuela. Tu entorno suena como Madame de Montespan o como María Antonieta: “Si no hay papel tualé, que usen tusas”. Esa insensibilidad frente a las angustias de la gente, incluyendo los antiguos seguidores de tu régimen, te ganarán la cárcel.

7.      Dijiste: “hemos hecho un gran esfuerzo para que el venezolano tenga sus necesidades satisfechas”. Es que careces por completo de vergüenza? Es que pretendes tapar el desastre con palabras necias? En Venezuela hay hambre, necesidad, angustia. Los testimonios gráficos son aplastantes, mostrando los estantes vacíos en los supermercados y las inmensas colas para adquirir productos básicos. Los venezolanos sufren hoy un sistema humillante de racionamiento, marcados como animales. Hablaste con desvergüenza de un 5,4 % de desempleo, cuando la cifra real debe ser del triple.

8.     Afirmaste que “casi todos los sectores de la oposición están involucrados en planes golpistas”. Esto que dices es una clara muestra de tu vil naturaleza, ya sin nada que perder, como decía Aquiles Nazoa del perro callejero. No muestras prueba alguna, has pedido toda credibilidad.

Si tuviéramos instituciones decentes, un ejército no prostituido o una oposición más aguerrida, ya estarías en la cárcel, junto a unos 300 de tus cómplices más cercanos. O expulsado del poder por debilidad mental, como hicieron con Bucaram en Ecuador. Como no hay instituciones, ni ejército digno ni oposición organizada, tendremos que esperar, o bien tu implosión por la vía de la economía o tu arresto por fuerzas internacionales, tal como sucedió con el panameño Manuel Noriega.