Trabajadores colombianos están abandonando Venezuela

ColombianoenVenezuela

 

Treinta años después de huir de la pobreza y la violencia de Colombia y llegar a la Venezuela rica en petróleo, Óscar Mina, un trabajador de la construcción de 56 años de edad, se está devolviendo.

Los precios están subiendo todos los días y el dinero no tienen ningún valor“, dijo Mina, bebiendo cerveza con unos compatriotas en la barriada de Petare, al este de Caracas. Mire,  graffitis oficialistas en las paredes, basura en las calles. “¿Es eso gobernar para los pobres?

En cierto modo, ningún grupo se ha beneficiado más de la revolución socialista de Venezuela de los últimos 15 años que los millones de colombianos que se han trasladado aquí en las últimas décadas. Vivienda, educación y la atención sanitaria gratis  los convirtió en sólidos partidarios del fallecido presidente Hugo Chávez.

Pero hay que decir que decenas de miles de ellos se están yendo – 200.000 en los últimos años, de acuerdo con Iván De La Vega, un estudioso de migración en la Universidad Simón Bolívar de Caracas. Así como el desencanto de los colombianos crece, se hace evidente que el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, está en serios problemas. Su partido, que ya perdió el apoyo de las clases medias y altas, parece encaminarse a la derrota cuando se celebran elecciones al Congreso a finales de este año.

De hecho, a pesar de la escasez de datos fiables acerca de casi todo en Venezuela, según una encuesta de marzo de Datanálisis citada por la consultora Eurasia Group, con sede en Washington, muestra que un 19 por ciento votaría por candidatos del gobierno en las elecciones legislativas en comparación con el 43 por ciento que votaría por la oposición.

El movimiento de regreso a Colombia es tanto más notable ya las guerrillas marxistas siguen controlando franjas de ese país y el 31 por ciento de la población colombiana vive en la pobreza. El mes pasado, 11 soldados fueron asesinados por la guerrilla cerca de la ciudad natal de Mina.

Aún así todavía vale la pena irse“, dijo Gustavo Díaz, un oriundo Colombia en Caracas que, como muchos de sus compatriotas, han hecho los trabajos que los venezolanos desprecian en los servicios de la agricultura, la construcción y el hogar. “Todo el que tiene la oportunidad se va” dijo Díaz, un trabajador de la construcción de 58 años de edad.

Con los precios del petróleo cayendo, el colmo para muchos colombianos fue la prohibición de Maduro de enviar remesas el año pasado en un intento por salvar las escasas reservas de divisas  y evitar el default. Anteriormente podían enviar los salarios a Colombia al tipo de cambio oficial de 6,3 bolívares por dólar, lo que se tradujo el salario mínimo mensual en el momento a cerca de $ 520 dólares. Esto comparado con un salario mínimo colombiano de cerca de $ 300.

Venezuela tuvo el producto interno bruto per cápita más alto de América del Sur en el pico del boom del petróleo en 1976. En 2013, ocupó el cuarto lugar.

Al igual que los pobres trabajadores extranjeros en la mayoría de los países, los colombianos siempre han sido vistos aquí con recelo y por lo tanto ocultaban sus orígenes. Pero con la reversión de la situación, los vínculos con Colombia son repentinamente fuente de orgullo.

Muchos de los venezolanos naturalizados tienen tanta prisa para irse que no están esperando la renovación de sus documentos colombianos caducados. Las Visas de residencia dadas a venezolanos aumentaron 80 por ciento en 2014 respecto al año anterior, según el Ministerio de Relaciones Exteriores en Bogotá. Los titulares de pasaportes venezolanos fueron los mayores beneficiarios de visas colombianas el año pasado.

Los colombianos comenzaron cruzar la frontera oriental en masa en la década de 1940 para escapar de la guerra civil y se benefician de la bonanza petrolera en Venezuela. Por la década de 1990, representaban el 77 por ciento de todos los migrantes en Venezuela, de acuerdo con Raquel Álvarez, sociólogo de la Universidad de los Andes en Venezuela.

Muchos se convirtieron en votantes. Hay alrededor de 4,5 millones de ciudadanos venezolanos de ascendencia colombiana, o alrededor de 16 por ciento de la población, según estimaciones de De La Vega.

La que una vez fue la moneda más fuerte de América Latina, el bolívar venezolano, ha perdido 76,7 por ciento desde el comienzo del año pasado. En el mercado negro, el salario mínimo de 5.600 bolívares vale $ 20.

Enrique Botero, de 40 años, renovó su pasaporte colombiano el año pasado para viajar a Bogotá para trabajar de manera informal en la construcción.

Nunca me imaginé hace 10 años que estaría en Colombia, colocando paneles de yeso en los almacenes para alimentar a mi familia“, dijo Botero en la ciudad fronteriza de San Cristóbal el 22 de abril “los pasaportes colombianos solían ser despreciados. Ahora todo el mundo está tratando de reclamar la ascendencia”.

Botero dijo que aún prefiere mantener a su prometida y a su niño en Venezuela, para beneficiarse de la atención gratuita de la salud y la educación y los servicios públicos casi gratis.

Aún así, después de votar por Chávez durante una década, Botero dijo que votó por la oposición contra Maduro en las últimas elecciones presidenciales en 2013.

La emigración colombiana está dejando tiendas y oficinas vacías cerca de la frontera, exacerbando la crisis. Sergio Vergara, propietario de una farmacia en San Cristóbal, dijo que no ha sido capaz de reemplazar un limpiador o guardia de seguridad después de que ambos regresaron a Colombia a finales del año pasado.

Es imposible encontrar a alguien dispuesto a trabajar por el salario mínimo aquí“, dijo.

Mientras tanto, el gobierno colombiano está preocupado de que la afluencia de miles de trabajadores no calificados agravará los servicios públicos ya precarios y aumentará el desempleo, actualmente en el 10 por ciento en las ciudades.

En la zona fronteriza hay una inmensa crisis socio-económica a causa de la situación en Venezuela“, dijo Juan Manuel Corzo, un senador para la región Norte de Santander de Colombia vecina a San Cristóbal.

También hay 205.000 refugiados en Venezuela, la gran mayoría colombianos pobres, y Martin Gottwald, jefe adjunto de la agencia de refugiados de las Naciones Unidas en Bogotá, dijo que muchos de ellos quieren irse.

La discriminación se suma al malestar económico. Maduro ha culpado a los contrabandistas extranjeros de la escasez de alimentos causada por los controles de precios, deportando a más de 2.000 colombianos lo que va del año.

“Cuando oyen nuestros acentos en las colas por alimentos, los activistas del gobierno comienzan a abusar de nosotros”, dijo Díaz. “Me duele irme – me pasé más de la mitad de mi vida aquí – pero esto ya no es un país para vivir. Está completamente decaído“.

 

Original en “Poor Colombian workers are fleeing Venezuela” por Anatoly Kumanaev y Oscar Medina para Bloomberg News. Traducción libre del inglés por lapatilla.com