Bachaqueros llegan al sistema de salud: Revenden medicinas sobre el 40% de su valor

medicinasgenericas sefar

Ante la escasez de divisas para la adquisición de fármacos e insumos quirúrgicos, los denominados “bachaqueros” ingresan al sistema de salud privado en el estado Bolívar, para ofrecer los artículos médicos hasta 400% más de su valor regular. Propietarios de clínicas de la entidad se ven en la necesidad de recurrir a especuladores para garantizar la vida y salud de sus pacientes. Hermilis Guerrero/NPG

Tras recorrer distintos departamentos de compras de las clínicas, se conoció de manera extraoficial que la administración y gerencia vienen padeciendo un viacrucis para adquirir cualquier medicamento. Desde un Diclofenac hasta una jeringa 10 y de 20 cc, es indescriptible en un centro de salud, no obstante por las vías regulares no se consiguen.

Entre los medicamentos escasos se encuentran Oxitocina, una hormona de función estimulante como el conocido Pitocin, el antinflamatorio Dexametasona, Dolac, que es un analgésico utilizado también para pacientes post operatorio.

Igualmente, la Norepinefrina, también está ausente, siendo este un neurotransmisor que se usa mayormente para reanimación de pacientes en caso de paro cardiaco. Betametasona también desapareció desde que hubo el brote de chikungunya. Methergin, indispensable para detener las hemorragias luego que una mujer da a luz a su bebé, son apenas algunos de las medicinas que no se encuentran en los anaqueles de estos departamentos.

En el inventario tampoco hay catéter intravenoso, mejor conocido como yelcos, solución fisiológica, ni microgoteros, mucho menos equipos solucet, indispensables para trasmitirles los medicamentos intravenosos a los enfermos.

Con respecto a la adquisición en el mercado negro, aquí sin duda aparecen los llamados bachaqueros, pues la gerente de compras y varios médicos, coincidieron al afirmar que en los anaqueles hay mucha ausencia de medicinas, sin embargo, “bajo cuerda” los venden a un precio que a veces sobrepasa 400% del costo real.

Diariamente una clínica necesita comprar medicamentos y deben pagar el precio que sea para garantizar el servicio. El trabajador de una clínica de la ciudad, quien prefirió no identificarse contó que en diciembre de 2014 se conseguía un obturador, que se utiliza para ocluir los yelcos y evitar la exposición del mismo colocado en una vena, por 1 bolívares y en la actualidad, fue comprado en Bs. 18 por unidad.

Por su parte, un rollo de gasa para esterilizar de 100 Yardas, que costaba 190 bolívares en diciembre, en enero ante la desesperación de no encontrar este material, la gerencia de compra lo adquirió en 2.866 bolívares. (Con información de prensa del Colegio de Médicos).