Diego Arria en entrevista a Szichman “Estamos llegando al punto crucial”

Diego Arria / foto Mario Szichman  TalCual
Diego Arria / foto Mario Szichman TalCual

 

El semanario Tal Cual publicó ayer en su portal una entrevista que Diego Arria dió al periodista Mario Szichman en la ciudad de Nueva York, en EE.UU. donde Arria se encuentra exiliado. Reflexiona Szichman al inicio de su entrevista: Mailer decía que era inútil entrevistar a un político. “Tiene una mente habituada a las preguntas”, indicaba en su libro Miami and the Siege of Chicago. “Para la época en que el político decide postularse a la presidencia, ya ha respondido a millones de preguntas. Asombrar a un diestro político con una pregunta es tan difícil como intentar sorprender a un boxeador profesional propinándole un gancho de izquierda que uno ensayó en el curso de una trifulca en un bar”. Pero Mailer ofrecía esta salvedad: era diferente si alguien conocía bien al político, o se había preparado de manera exhaustiva antes de formular las preguntas.

Conozco muy bien a Diego Arria. Inclusive, a fines de la década del setenta, cuando él era gobernador de Caracas, le hice una serie de entrevistas como parte de una posible biografía. Nunca se negó a hablar, y nunca se fue por las ramas. Hablaba siempre con franqueza. Y esa franqueza le ha costado a veces muy caro en su vida política, que ha combinado con sus tareas como alto funcionario de las Naciones Unidas, inclusive presidente del Consejo de Seguridad . (Curiosamente, su franqueza le ha servido mejor en la ONU que en Venezuela al punto que la llamada Fórmula Arria la utiliza el Consejo de Seguridad de la ONU dc manera permanente; en días recientes, cuando se analizó la crisis en Siria).

En un reciente diálogo en Nueva York, Arria reconoció que con las denuncias formuladas en Venezuela, antes de forzarlo al exilio, “Alarmé a los venezolanos”.

Mario Szichman: Siempre pensé en Diego Arria como una especie de piedrita en el zapato de la política venezolana. En algunos sectores eres muy respetado, en otros, muy temido. Al mismo tiempo, eso no parece reflejarse en un significativo apoyo popular.

Diego Arria: Bueno, fíjate, a fin de participar en las primarias del 2012 me obligaron a recoger más de 200 mil firmas para mi candidatura, cifra que ningún otro superó. Era evidente la desproporción de recursos financieros y de medios que enfrentábamos ante los gobernadores de Miranda y del Zulia, amén de su apoyo de poderosos grupos económicos. Tan es así que varios precandidatos como Oswaldo Álvarez Paz, Eduardo Fernández, César Pérez Vivas y el mismo Antonio Ledezma no formalizaron su participación. Hasta Leopoldo López terminó adhiriendo a la candidatura de Capriles.

M.S.: – ¿Por qué entonces te tomaste el trabajo de intervenir en un proceso en que no tenías posibilidades de ganar?

D.A.: –Aunque para mí era claro el resultado electoral, a fin de poder intervenir en el proceso era indispensable subir al escenario y poder presentar mis propuestas. Y eso fue lo que hice por todo el país. Dejé sobre la mesa un proyecto de transición que es el único vigente de las propuestas de 2012 y cada vez cobra más sentido. Por eso he dicho que me dieron una paliza en votos pero no perdí. Mario tu sabes que los voceros podemos ser  vencidos pero no las ideas cuando son válidas, tal vez por aquello de que las realidades son tercas y acaban imponiéndose. Además, como decía Borges: “la derrota tiene una dignidad de la cual carece la victoria”. Hoy ya no es radical ni alarma que  se hable de transición, de convocar a una asamblea constituyente para desalojar al régimen y poder rescatar la independencia de los poderes públicos y poder refundar la república. Igual tener que admitir que el CNE es el ministerio de elecciones del régimen. Todos estos temas  me llevaron a hablar en casi todas las universidades del país. Me dediqué a interactuar con los jóvenes porque no tienen ni complejos, ni prejuicios. Son los que están arriesgando todo hoy, pues prefieren saber la verdad y no acomodarse. Estaba seguro que entenderían lo que yo les decía, por ejemplo que su futuro se está decidiendo ahora, y que esos políticos que les dicen “Ustedes son el futuro del país” les mentían, pues tal vez no tengan futuro alguno de seguir el curso actual. Igual cuando les dicen, “Éste es el mejor país del mundo”. Y yo les preguntaba ¿Cómo es eso que somos el mejor país del mundo? Un país donde cada veinte minutos muere asesinada una persona, donde la mitad de la gente si puede irse emigra, donde el estado de la salud ha sido descrito como solo visto en zonas de guerra con un deterioro acelerado en el acceso a medicamentos esenciales … ese no puede calificarse como el mejor país del mundo. Podríamos serlo, no lo sé, eso está por verse. Ese era mi lenguaje sin dudas no edulcorado. Develar realidades no es popular pero esconderlas para engañar es no solo irresponsable sino un delito  de lesa patria

–Algunos dijeron que no llevaste proyecto electoral alguno a las primarias.

–Sí llevé un proyecto, pero de propuestas, con la finalidad de intentar sacudir al país y anticipar la terrible realidad que hoy sufrimos. Hice el mayor número de twitcams que se haya realizado en el país contestando miles de preguntas. Participé en innumerables foros. He puesto siempre en blanco y negro y por escrito mis propuestas. En 1978 cuando fui candidato presidencial independiente publiqué un libro “Primero la Gente”, y otro “Dedicación a una Causa”. En estas primarias otro libro: “Venezuela: La Hora de la Verdad”. Mario, al final del primer debate en la UCAB, anuncié: “Chávez, por tus delitos de lesa humanidad te denunciaré en La Haya. No es retaliación. No es venganza. Es justicia. Te espero en La Haya”. Pero como sabemos, la justicia divina se le adelantó a la Corte Penal Internacional.

–¿No crees que los venezolanos se asustan ante tus pronósticos?

–Sí, pasado el tiempo, advertí que había sacado a la gente de lo que llaman los americanos su zona de confort. Inquieté a muchos. Era más fácil y cómodo creer que había un camino sin sacrificios. La Mesa de Unidad Democrática colaboró, haciendo una especie de versión política de American Idol. Pensaron que era mejor hacer una campaña “light”, porque en caso contrario los venezolanos no iban a salir a votar. Algunos decían que Arria estaba sobresaltando a la gente. Insistía en no subestimar a nuestra gente y decirles la verdad, a fin de superar los enormes obstáculos. No podía imaginarme que una persona vaya a ver al médico y cuando el médico lo está examinando, le diga: “Cuidado, no quiero que me vaya a alarmar o a decirme qué es lo que tengo”. Sin embargo cuando hablaba de la salud del país no querían ser alarmados. Por lo tanto la mayoría pensó que había que votar por los que les ofrecían un simple  cambio de gobierno sin sobresaltos –algo que como hemos experimentado, no era posible. El vivir en la negación de la realidad se impuso– y terriblemente no ha cambiado mucho a pesar de encontrarnos hoy en circunstancias jamás sufridas.

–Hay una pregunta constante en los venezolanos que no son chavistas: ¿Cuándo va a caer el régimen?

–Las transformaciones sociales son difíciles de anticipar. Hay cientos de libros ofreciendo las razones de por qué cayó el Muro de Berlín. Sin embargo, no hay uno solo que haya pronosticado su caída. Nunca se supo quién fue el primer alemán que pasó al otro lado o quien hizo la convocatoria, porque cuando un pueblo decide reaccionar no necesita ser convocado y  es incontenible. El único que no sabe que está caído es el propio Maduro. Aquí cabe recordar al maestro Simón Díaz: “Cuando las ganas se juntan, no hay fecha en el calendario”. Es evidente que Chávez no quería un sucesor, sino un suplente, por eso escogió a Maduro, que no tiene ni el 10% de apoyo. El régimen todavía no ha caído pero sin la menor duda implosionará más temprano que tarde. Para mí es evidente que la participación del componente militar será indispensable en cualquier salida de esta tragedia.

–El general Juan Perón solía decir que se regresa de todas partes menos del ridículo. Sin embargo, el chavismo ha ido y retornado del ridículo en numerosas oportunidades y cada vez parece más fuerte. ¿No crees que el ridículo salvó al chavismo? A todos los gobiernos latinoamericanos que parecen serios les está yendo muy mal.

–Cuando alguien me dice: “Maduro es una vergüenza”, yo le respondo, “Sí, pero más vergüenza somos nosotros, que lo toleramos. Más vergüenza somos nosotros, que no resistimos”. Vergüenza es estar en manos de Maduro, de Diosdado Cabello, del General Padrino, de Tareck El Aissami. Cuando viajó Maduro a Panamá oí comentarios de jefes de estado en ejercicio que pagan su deuda con el régimen diciendo “Es incorrecto que le impongan sanciones a Venezuela”, aun sabiendo que no es al país sino a siete jerarcas culpables de delitos abominables. De todas maneras, ninguno de ellos está dispuesto a rasgarse las vestiduras por Maduro. Raúl Castro ni siquiera asistió a la famosa cumbre de los pueblos que pagó el régimen chavista. Fue como si hubiera dicho: “Acompaño a Maduro hasta el cementerio, pero no pienso enterrarme con él”.

–¿Tiene Maduro margen de maniobra?

–El mundo y los recursos se le están achicando a una gran velocidad. Y después está la Unión Europea, y España, y el Congreso de Colombia, de Chile, de los Estados Unidos  y ahora se les suma el Senado de Brasil condenando la situación de dirigentes políticos presos. Y la orden ejecutiva  de Obama contra siete funcionarios venezolanos es apenas el comienzo. Su lista es mucho más extensa. El enfrentamiento de Maduro, en la encrucijada que tiene Estados Unidos con Cuba, es un elemento que Maduro no ha medido ni entendido, porque la única manera de diseñar una política de estabilidad en el Caribe  es incluyendo a Venezuela en la agenda  Estados Unidos -Cuba.  Por otra parte el régimen chavista ha estado financiando la transición cubana, como un  peón de los Estados Unidos. Igualmente hemos pagado la estabilidad de la región, a través de PetroCaribe, y los americanos no han tenido que poner un centavo. Es por eso que los estadounidenses seguramente se habrán dicho, “Bueno, Chávez y ahora Maduro es un problema de los venezolanos, pobrecitos”. Pero si dejan de enviar petróleo a los haitianos, los haitianos se irán para la Florida, los dominicanos también, los hondureños, y también los cubanos. El petróleo venezolano ha salvado a las costas de la Florida de invasiones de gente del Caribe.

–La situación en Venezuela es cada día peor. ¿Tú crees que todo eso pueda conducir a una explosión social?

–En cualquier otro país donde se registre una situación medio parecida a la nuestra, hace mucho que hubiera explotado. Si se registrara en El Salvador, o en Honduras, o en Haití, te hablo de países pequeños, eso hubiera estallado. ¿Cómo es que eso no ha ocurrido en un país de la dimensión de Venezuela, con la profundidad de la crisis existente? Para mí, se explica por varias cosas. Primero: nunca se ha hecho tanto dinero en Venezuela. Nunca los empresarios y los llamados hombres de negocios y los banqueros nunca en su vida han hecho tanto dinero. Las interconexiones entre el gobierno y algunos miembros de la oposición, oficiales o no oficiales, familiares o no ha creado una telaraña de intereses de carácter económico, que funciona. Al mismo tiempo, hay un elevado grado de intimidación y hasta de resignación, más que comprensible. Si se lee correctamente a  Clausewitz en “El arte de la Guerra” se puede ver que no es necesario matar a la gente: basta aniquilar sus resistencias. Bueno, los chavistas vienen minando nuestras resistencias. Hasta nuestra dignidad. Cuando ves en una cola que las personas permiten que las marquen como a los judíos en los campos de concentración nazis, tú dices, “Cónchale, esto es serio”. Es muy triste cuando la gente se deja someter  y que le pongan un captahuellas para comprar un kilo de harina. Es decir, es un proceso de aniquilación sistemática,  abominable pero efectivo, algo muy bien pensado por parte de un régimen miserable. Nos hemos pasado años burlándonos de Chávez y de Maduro, sin pensar que eran sumamente peligrosos, y tenían o tienen proyectos manejados por personas que son perversas pero inteligentes y vienen cumpliéndolo de manera rigurosa.

–Dice Tal Cual: “Circula en las redes sociales una orden, emanada desde los altos mandos del CICPC, que prohíbe a los funcionarios ejecutar operativos policiales, arrestos y allanamientos ordenados por el Ministerio Público, la búsqueda de personas solicitadas o cualquier otro procedimiento en los denominados por el entonces ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, “zonas de paz”. “Estos sectores de paz comprenden, entre otros, la parroquia 23 de Enero, Charallave, Valles del Tuy y zonas de Turmero, donde impera la banda de El Picure. “De este modo”, señala TalCual, “estas zonas de paz se convierten en guaridas o santuarios de los malandros. Quienes sufren son los mismos habitantes trabajadores de esos sectores”.

–Eso es increíble; es la legitimación de las pandillas. Es declarar zonas de absoluta impunidad. Es concederles soberanía y garantizarles una especie de  “no intervención en sus asuntos internos”. Es el símbolo de lo que han convertido al país.

–¿Qué va a ocurrir en Venezuela de aquí en seis meses o de aquí a un año?

–Puede suceder cualquier cosa y no lo digo porque me niegue a contestar. Nuestra tragedia es realmente inédita. Podemos imaginar toda clase de desenlaces. Pero es evidente que estamos ante un estado pre fallido que no puede sostenerse sino con la fuerza armada, con el control de los medios y con su acción de beneficencia pública masiva. No hay que ser clarividente para anticipar que eso no durará mucho. Por una parte la fuerza armada despertará ante el temor de que sus integrantes sean indiciados internacionalmente por “Mili-Narcos” con graves  consecuencias para ellos y sus familiares y por la otra los recursos ya no alcanzan.
 
–Entonces, algo va a ocurrir.

–Sí creo, Mario, que estamos llegando al punto crucial. Las colas para obtener alimentos representan algo terrible. Pero pronto no habrá colas para comprar medicinas, simplemente porque no habrá medicinas. Y eso es lo más grave. Si es grave lo de la comida, es muchísimo más grave lo de la falta de medicinas, o que los hospitales no tengan equipos médicos. Es ahí donde creo explotará la gran crisis. Porque una persona puede comprar un kilo de arroz y pasarse el día comiendo arroz, pero si a tí te dejan a cargo de un niño que necesita penicilina u otros medicamentos, y no se obtiene, la cosa es grave.-es de vida o muerte y con eso no se juega como hoy lo hace el régimen de manera criminal. Tampoco le paga a nadie al punto que Maduro anunció que no le iba a dar un solo dólar a Fedecámaras. En realidad, lo que le quiso decir es que no les dará un solo dólar más a los empresarios. Van a liquidar a los empresarios. uno por uno. Pero muchos piensan que no serán ellos sino otros.  Tienen un número en la espalda y no lo advierten. No reaccionan. Claro, los más poderosos se quedan. Cómo no hacerlo. Y los que carecen de medios para resistir, se van. Nunca me imaginé que terminaríamos así. Muchos viven y hasta subsisten en la negación de la realidad que los va enterrando. Y por eso tienes a Maduro diciendo “Dios proveerá”. Venezuela, un país lleno de recursos, se ha convertido en un paria, en estado forajido.

@mszichman
http://marioszichman.blogspot.com/