El Mercado del filme de Cannes, una cita ineludible de la industria cinematográfica

(foto Reuters)
(foto Reuters)

Cannes es mucho más que un festival para descubrir un puñado de películas, casi siempre inéditas, que reciben un espaldarazo impresionante en su recorrido internacional. Es también un mercado donde productores y distribuidores tratan de vender sus productos a cines y televisiones de todo el mundo.

El mayor festival de cine del planeta es también el mayor mercado cinematográfico del mundo. Más de 12.000 profesionales de 108 países pasarán desde este miércoles hasta el 22 próximo por los stands del Palacio de Congresos de la Croisette.

“En Cannes hay que estar sí o sí”, dice a la AFP la argentina Lucía Meik, responsable de ventas y compras de la agencia argentina Meikincine, que propone un catálogo de una decena de películas de varios países sudamericanos.

Entre ellas, “Magallanes”, del peruano Salvador del Solar, que se pone por primera vez detrás de la cámara, tras una carrera como actor, en películas como “Pantaleón y las Visitadoras” o “El Elefante desaparecido”, presentada en el festival de Toronto 2014.

Esta coproducción de Perú, Argentina, Colombia y España recibió ya un espaldarazo con el premio de la industria para una película en progreso del Festival de San Sebastián del año pasado.

O la mexicana “Alicia en el país de María” de Jesús Magaña Vázquez, la peruana “El vientre” de Daniel Rodríguez Risco o la chilena “I am from Chile”, de Gonzalo Díaz con Paulina García (Oso de Plata a la mejor actriz en el festival de Berlín por su papel en “Gloria”).

“Aquí hay compradores y programadores de festivales, vendedores y productores que buscan socios estratégicos”, dice.

“Para nosotros como latinoamericanos no es tan accesible estar en todos los mercados pero en Cannes hay que estar”, dice convencida Meik, una habitual de esta cita.

En total, 3.200 productores, 2.300 distribuidores de salas de cine, 1.500 vendedores y 790 programadores de festivales, así como 34 salas de proyección donde ver muchas de las películas que se ofrecen, según datos de la organización.

Centenares de títulos de directores consagrados, de operas primas, grances producciones, modestos presupuestos, documentales, cortos, tanto para el cine como para la televisión. En el mercado de Cannes se encuentra de todo.

Algunas distribuidoras proponen títulos ya terminados, como los que concursan en algunas de las secciones del festival; otros en producción, como “El olivo” de la española Icíar Bollaín; otros en posproducción como “Ma ma” de Julio Médem con Penélope Cruz, o proyectos a punto de empezar, como la próxima película del joven genio canadiense y miembro del jurado de este año, Xavier Dolan, “Juste la fin du monde” (Simplemente el fin del mundo) que tendrá un cartel impresionante de actores franceses, como Marion Cotillard, Vincent Cassel o Léa Seydoux, de la mano de la agencia canadiense Seville International.

Entre los invitados de honor este año en el mercado estarán la chilena Marcia Tambutti Allende, que presenta en la Quincena de Realizadores su documental “Allende, mi abuelo Allende”, entre otros.

Cannes da proyección internacional

Tanto para los directores como para los vendedores, Cannes ofrece una proyección internacional inconmensurable.

Cada tipo de cine suele tener su mercado, pero Cannes permite dar “visibilidad y vida al recorrido internacional de las películas”, reconoce Meik.

El director mexicano Guillermo del Toro, miembro del jurado de este año, recordó este miércoles que el premio que obtuvo hace más de dos décadas en la Semana de la crítica con su filme “Cronos” (1993) le “cambió la vida”.

“Sé lo importante que es para cualquier realizador ser reconocido”, admitió.

La iraní Marjan Alizadeh, de la productora Iran Novin Film, que produce una media de 85 películas anuales, su mercado principal es el asiático, en particular Malasia, el mayor país musulmán del mundo, busca ampliar fronteras.

En su catálogo, la mayoría de directores noveles, hay de todo: dramas familiares, road movies, guerra (inspirada en el conflicto Irak-Irán), o divorcios. Viene a Cannes desde hace ocho años. “Es demasiado importante para no estar aquí”, asegura.

Y los organizadores del Mercado no hacen más que buscar nuevos formatos para promocionar y facilitar los encuentros y para definir con mayor precisión las necesidades de vendedores y compradores en un mercado cada vez más diversificado que está adquiriendo otra dimensión con los móviles y las tabletas.

Los organizadores del festival también ofrecen, desde 2000 el Village International (la Aldea internacional) que propone a las instituciones nacionales un marco para promover su industria y promocionar sus instalaciones para rodajes, tanto lugares como servicios. AFP