En Guayana no confían en planes del Gobierno para atacar el desabastecimiento

colas_desas

A pesar de los distintos mecanismos que viene implementando el Ejecutivo nacional para frenar la “guerra económica”, la situación parece no mejorar. Colas, escasez y el sobreprecio; se han convertido en el pan de cada día de los venezolanos. Hermilis Guerrero/ Nueva Prensa Guayana

Tras recorrer distintas zonas de la región del hierro, es posible evidenciar que para adquirir un producto de la cesta básica el guayanés debe ingeniárselas para cumplir con sus compromisos y a la vez dedicarle unas cuantas horas a una cola para poder conseguir el artículo que necesita.

En la actualidad, la lista de rubros escasos es cada vez más grande, ya ni siquiera la popular sopa Maggi se consigue en el mercado. Mientras que los pocos alimentos que se encuentran en la entidad, son comercializados en más del triple de su valor regular.

Pañal desechable, detergente en polvo, champú, café, harina precocida de maíz y leche completa; entre los artículos más buscados por los habitantes de Caroní.

Entre los programas que se vienen implementando en los grandes comercios de la ciudad, están la atención por terminal de la cédula de identidad, limitaciones en cantidades de productos, biométricos y próximamente la tarjeta de abastecimiento seguro en las cadenas del Estado.

Algunos guayaneses consultados concordaron que al Gobierno nacional se les ha escapado de las manos la situación económica y vienen tratando a como dé lugar mantener el populismo. Igualmente, distintos economistas han señalado que los planes, como la Tarjeta de Abastecimiento Seguro que en los próximos días se prevé llegue a los comercios del Estado, no es una garantía de que los alimentos vuelvan a aparecer en los anaqueles venezolanos.

Tomando en cuenta que más del 80% de lo que se consume en el país es importado, sumado a los niveles de producción que se encuentran por el suelo; muchos expertos aseguran que la raíz del problema actual es la restricción de dólares para el sector privado venezolano.

Próximamente

El ministro para la Alimentación, Carlos Osorio, dio a conocer que con el objetivo de evitar el contrabando de alimentos y garantizar la compra de los productos regulados por el gobierno en los diferentes establecimientos públicos (abastos Bicentenario, Pdval y Mercal); será lanzada en los próximos días la Tarjeta de Abastecimiento Seguro, mecanismo que funciona con el Sistema Captahuellas.

En abril de 2014 arrancó el registro de las TAS, a fin de determinar quiénes eran aquellos atendidos o beneficiados por el sistema de alimentación del Estado.

Por su parte, según Osorio, las máquinas captahuellas ya han sido instaladas en su totalidad en las redes de alimentación del Estado: Pdval, Mercal y Bicentenario; las cuales estarán interconectadas para evitar el “bachaqueo” de alimentos.

La TAS viene siendo criticada desde el principio por muchos venezolanos, dado que el material es similar a la tarjeta de racionamiento cubana y gran parte de los venezolanos temen que dicho mecanismo sea implementado en comercios privados.

Aunque el presidente Nicolás Maduro y el Ministro de Alimentación, han hablado de las TAS, hasta el momento no se ha lanzado formalmente, pero en los próximos días se espera que se realice a nivel nacional.

Ciudadanos opinaron:

Yoly Luces: “Tenemos que tener fe en Dios, porque este Gobierno no va a resolver nada. Planes van y planes vuelven, sin embargo sin ningún resultado satisfactorio para el pueblo”.

Alberto Bata: “La situación se resuelve aumentando la producción nacional y apoyando al sector privado. Hasta ahora los programas para atacar la escasez han sido mediocres”.

Samuel Naar: “Los mecanismos implementados no han funcionado para nada, todo sigue empeorando. El Gobierno debe incentivar a los inversionistas para impulsar la producción”.