La empanada de pollo se ha vuelto un lujo en Anzoátegui

(foto archivo)
(foto archivo)

Por lo menos dos veces en cinco meses ha aumentado el precio de las empanadas en Puerto La Cruz. Así lo reseña eltiempo.com.ve / Vestalia Muñoz / Marianela Guariguata

Las empanaderas señalaron que los ingredientes para prepa­rar el tradicional bocado están muy caros y algunos escasean, como el pollo, carne, aceite y harina de maíz.

La cocinera Ismery Belmonte explicó que consigue el kilo de pollo en Bs 170 dentro del mer­cado porteño, porque muchos puestos ubicados afuera de las instalaciones venden hasta en Bs 220 y tienen el peso “tram­peado”.

Sobre la carne comentó que no baja de Bs 600 por kilo. Resaltó que después del aumen­to progresivo de la res, se vio obligada a subir las empanadas de 35 a Bs 50.

Giovanni Yendis lleva dos años con un puesto de empa­nadas en el estacionamiento del centro comercial La Gran Parada de Puerto La Cruz y mencionó que este año ha ajustado el precio de su producto en dos oportunidades, porque el relle­no y los demás materiales están costosos.

Indicó que ha pagado Bs 800 por un kilo de carne, Bs 130 por un litro de aceite y Bs 150 por un paquete de servilletas.

Pero esta semana Yendis tuvo que bajarle Bs 10 a las empa­nadas porque se le quedaban frías. Antes las ofrecía en Bs 50 y ahora las tiene en Bs 40.

Algunos dueños de areperas comentaron que optaron por subir Bs 20 a sus tarifas y ofre­cer combos para compensar los gastos de una cosa con otra.

Abelardo Romero oferta dos arepas medianas y un jugo por Bs 120.

En Píritu es peor

En las poblaciones de Píritu y Puerto Píritu, vendedoras de comida “pasan las de Caín” para ofrecer las arepas de reina pepiada y las de pollo mechado, que son las más solicitadas.

En estas localidades el ave está escasa o se consigue a precios por las nubes.

María García se gana la vida vendiendo empanadas cerca de su residencia, en la aveni­da Peñalver, y dijo que para conseguir pollo entero tiene que caminar mucho.

La última vez que compró el producto benefi­ciado pagó 500 bolívares por 2 kilos. “Un día el kilo lo venden a 180 y otras veces hasta en 250 bolívares”.

Aseguró que aún vende las empanadas a precios accesibles.

“Las vendo a 40 bolívares y son de buen tamaño. Pero la situa­ción está muy dura para poder mantener variedad de sabores. Algunas veces apelo por puro queso y salchichas”.