Clamor concedido: Sidoristas serán procesados en libertad

Este martes se materializó el clamor de más de 12 mil trabajadores: que los sidoristas sean procesados en libertad. Rederick Leiba, Leinys Quijada y Heberto Bastardo, estuvieron recluidos en las instalaciones del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) por más de ocho meses. Jossie Naim Malavé/ NPG
Su detención se produjo en un momento de alta tensión por la discusión de la convención colectiva y una serie de protestas y reclamos que se desataron. En aquella oportunidad, José Meléndez, secretario de organización del Sindicato Único de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss), fue duramente criticado por participar en la firma del contrato.

Ahora, ocho meses después, fue ovacionado por su liderazgo en la mediación de la liberación de los tres sidoristas. Meléndez, quien también es miembro principal de Alianza Sindical, fue quien impulsó al movimiento obrero y organizó las bases para enviar un mensaje contundente de libertad y unidad clasista.

Estas fueron sus primeras palabras tras la liberación de los sidoristas: “Compañeros, hemos logrado la meta. Estamos más que contentos. Hemos obtenido la victoria. Hoy ganó la clase obrera de Sidor”. No dejó espacio para que se colara algún tipo de “triunfalismo individualista”, y por el contrario, expresó que el “trabajo en equipo” fue lo que marcó la diferencia.

“No nos equivocamos cuando nos planteamos esta lucha. Ha sido una gran victoria para todos nosotros. Ahora nos damos cuenta que el tiempo nos dio la razón”, manifestó el sindicalista.

En su lista de agradecimientos figuraron Jesús Zambrano Mata, José David Cabello, Justo Noguera Pietri, Ángel Marcano y Héctor Rodríguez, todos representantes del Ejecutivo Nacional. Como punto principal de la agenda que está por ejecutarse anunció la realización de una asamblea hoy en el portón III de la siderúrgica para poner al día a los trabajadores y celebrar “una victoria más” de la clase obrera.

Impresiones y resistencia

A las 10:00 de la mañana las flotas de autobuses se dirigieron desde el Palacio de Justicia, ubicado en Alta Vista, hasta la sede del Sebin en Vista al Sol, San Félix. Es de resaltar que la masa no se movió del sitio hasta que los sidoristas fueron entregados a las seis de la tarde, aproximadamente.

Para Rederick Leiba, sidorista con más de 15 años de servicio en la empresa, la “fortaleza más grande” en sus momentos de angustia fue Dios y el apoyo de sus familiares y amigos. Aunque admite que en algún momento se sintieron “abandonados” por la dirigencia sindical siderúrgica, reconoció que lo más difícil fue estar separado de su familia.

Por su parte, Leinys Quijada, técnico industrial con 10 años de experiencia en Sidor, aunque no salía de su asombro, destacó que el secreto de su fortaleza fue que los tres trabajadores permanecieron unidos. “Y cuando uno lloraba, el otro lo consolaba”, detalló.

Tanto Leiba, como Quijada y Bastardo coincidieron en resaltar que el Sebin “no fue una cárcel, sino un hogar”, y aprovecharon para agradecer los cuidados y las atenciones que recibieron de parte de los funcionarios. También hicieron hincapié en el apoyo recibido por parte de la militancia de Alianza Sindical, y de su principal líder, José Meléndez.

Detalles técnicos

Antonio Aguado y Wilfredo Flores, miembros de la defensa, explicaron que el viernes de la semana pasada introdujeron una solicitud ante el Fiscal Superior del estado Bolívar, Israel Pérez, para que el Tribunal Tercero de Juicio efectuara un examen de revisión de la medida privativa de libertad. Esta acción fue avalada por más de 12 mil firmas de trabajadores de Sidor.

El Tribunal Penal de Juicio otorgó ayer en la tarde una boleta de libertad bajo el número 013-2015, lo cual se tradujo en una Medida Cautelar Sustitutiva de Libertad, según el artículo 242 ordinales 3°, 4° y 9° del Código Orgánico Procesal Penal (COPP). Es decir, a partir de ahora los sidoristas estarán bajo régimen de presentación cada 15 días ante la oficina del Alguacilazgo del Circuito Judicial Penal y no podrán salir del país.

Aguado acotó que los trabajadores enfrentan dos cargos: Tráfico de armas y asociación para delinquir, con una pena máxima de 25 años. También señaló que el caso está en manos de Ricardo García Ferreti, juez tercero en funciones de juicio del Circuito Judicial Penal del estado Bolívar y que, además, “la fiscalía no cuenta con las pruebas necesarias” para sostener por mucho tiempo las acusaciones.

Finalmente anunció que también se logró el adelanto de la audiencia prevista para el 14 de junio, la cual ahora será el 28 del mes en curso.