Betsy Bustos: Receta de Maduro es más desabastecimiento, escasez y ahora más racionamiento

Betsy escasez1

Como un atropello y una falta de respeto a la dignidad del venezolano, calificó la diputada al Consejo Legislativo del estado Aragua (Clea) Betsy Bustos, la medida adoptada por el Ministerio de Alimentación de oficializar el racionamiento de productos de primera necesidad y establecer la cantidad de artículos que semanalmente puede adquirir cada consumidor.

Ante esta arbitrariedad impuesta desde el Ejecutivo nacional, la también dirigente regional de Primero Justicia llamó a “no aceptar” imposiciones que siguen desmejorando la calidad de vida del venezolano. “La receta de Maduro en estos últimos meses es más desabastecimiento, más escasez y ahora más racionamiento”.

“Ya la medida de comprar por número de cédula de identidad es injusta. Ahora también fijan la cantidad de productos que puedes adquirir cada siete días. ¿Cuál es el criterio que aplica el gobierno nacional para determinar el total de productos que una familia necesita? Hay familias de tres miembros como hay familias de 10 miembros, por ejemplo, y los requerimientos de cada una son muy particulares”, refirió la legisladora.

El gobierno ya había establecido un régimen de venta de acuerdo con el terminal de la cédula de identidad. A aquellas personas que tienen cédulas terminales en 0 y 1, les corresponde comprar los lunes; las cédulas terminadas en 2 y 3 los martes; en 4 y 5 los miércoles; en 6 y 7 los jueves y en 8 y 9 los viernes. Asimismo, las cédulas comprendidas entre 0 y 4 pueden acceder a los productos de primera necesidad los días sábados y las finalizadas entre 5 y 9 los domingos.

Con este nuevo racionamiento, quienes compran rubros regulados en días de semana no podrán adquirirlos de nuevo durante el fin de semana.

“Es urgente que cambiemos esta realidad. Venezuela no merece gobernantes tan incapaces e irresponsables. No se justifica que con tantos recursos que han entrado por ingreso petrolero en 16 años, no seamos capaces de abastecernos. A esto sumamos que todas las tierras expropiadas quedaron en el abandono y hoy son improductivas. Y ni siquiera tenemos dinero para importar los productos de primera necesidad”, aseveró.

Criticó al gobierno por acusar a la oposición (durante la campaña electoral de 2012) de pretender imponer un “paquetazo” económico y la resulta fue “un paquetazo rojo, en cámara lenta que Maduro y sus enchufados nos han venido metiendo desde 2013, el cual se ha traducido en desabastecimiento, escasez y ahora en más racionamiento”.

Para Bustos, el sistema biométrico o captahuellas sólo condicionará más el racionamiento. “El gobierno sigue inmerso en un mundo de mentiras ¿Quién garantiza que con mi terminal de cédula correspondiente voy a conseguir los productos de primera necesidad? Los abastos, comercios y supermercados no responden de igual forma los siete días de la semana porque muchas veces no disponen de inventarios. ¿Quién se está llenando con el sistema biométrico? ¿Tenemos plata para comprar e instalar captahuellas, pero no para invertir en la producción nacional? ¿Esto quiere decir que las captahuellas llegaron para quedarse? Son muchas contradicciones y el pueblo está cansado de cuentos, de guerras económicas ficticias, está asqueado de tantos casos de corrupción y de ver cómo muchos funcionarios, en nombre de la revolución, han saqueado a Venezuela”.

Finalizó llamando a los venezolanos a participar masivamente en las elecciones parlamentarias. “Sólo con una mayoría absoluta podemos comenzar a generar los cambios que el país se merece y exige”.

El dato

De acuerdo con versiones de prensa, el Gobierno venezolano oficializó el racionamiento de alimentos y artículos de higiene personal y de limpieza del hogar en los establecimientos comerciales.

Algunos supermercados y farmacias de Caracas ya ofrecen a los consumidores una lista emitida por el Ministerio de Alimentación en la cual se indica la cantidad máxima de productos que semanalmente puede llevar el cliente.

La lista, con fecha 30 de abril, está formada por 50 productos entre comida, artículos de higiene y limpieza, sueros y complementos nutricionales.

Según la información recogida por un diario de circulación nacional, sólo se pueden expender tres kilos semanales de carne de res; dos pollos; dos kilos de harina de maíz, arroz, pasta, azúcar y leche en polvo y ocho litros de leche líquida.

Asimismo, sólo se pueden vender dos unidades de champú, acondicionador, jabón de tocador, desodorante, toallas sanitarias y crema dental a la semana por cliente; una maleta de papel higiénico (12 rollos) y dos paquetes de pañales para bebés. Prensa Betsy Bustos