Las redes sociales son la ventana de información en Venezuela

a532f1_nanda 01 (1)

Las redes sociales son la ventana de información en Venezuela, así lo piensa María Alejandra Salas, una joven periodista venezolana de corazón inmenso y un carácter recio que desafía su baja estatura y figura delgada, va dejando huella en cada espacio al que llega. Así es ‘Nanda’ Salas, como es conocida en el medio periodístico. Y es que, aunque el apodo se preste a confusión por tratarse del diminutivo de ‘Fernanda’, así era como solía llamarla su hermana mayor cuando eran niñas y que la marcó ante su familia, amigos y compañeros de trabajo.

Hoy, ‘Nanda’ es una periodista destacada que se ha desarrollado en distintas áreas de la Comunicación Social y dispuesta a apoyar a las nuevas generaciones. Entre risas, nos contó sobre su experiencia y su amor hacia su profesión. En Social2Punto0 estamos convencidos que “lo mejor viene en frasco pequeño”.

¿Qué te motivó a estudiar Comunicación Social?

Nunca estuvo en mis planes estudiar Comunicación Social, pero hoy puedo decir que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. Yo quería ser arquitecto, pero mi mamá insistía en que carecía de la paciencia para una carrera tan exigente, así que me hicieron pruebas de aptitud, y efectivamente mis habilidades se inclinaban hacia carreras humanísticas. Ahí fue cuando me aventuré por las comunicaciones, a ver qué salía. Pero me fui enamorando… de la profesión digo (risas).

¿Cómo calificarías tu carrera como periodista?

Silenciosa, pero exitosa.

¿Cuál fue tu principal aprendizaje en Venevisión?

Venevisión es y siempre será mi gran escuela. Allí no solo aprendí a ser periodista, también conocí el valor del compañerismo. ¡Tuve tantos maestros! Yo comencé en junio de 1998. Estaba en 7mo semestre de la carrera.

Quería ser publicista pero el destino me llevó a una entrevista de trabajo en el piso 2 del canal de la Colina, con Josefina López, recuerdo. ¡Y cómo no recordarla! Josefina se sentaba conmigo a escribir el resumen de las ocho de la noche, hasta me ponía a hacer planas para corregir los errores ortográficos. De ella aprendí mucho, al igual que de mis jefes directos Marco Antoima, José Antonio Castro, Nelson Meza, Belkys Sánchez, de Sol Vargas; de mis compañeros Aydana Ruiz, Miriam Arévalo, Claudia Andrade, Mimí Arriaga, Ana Karina Villalba, Milagros Zambrano, Luis Alfonso, José Briceño, Gustavo Gómez, Maoly Aldana. ¡Son tantos! Quisiera nombrarlos a todos, porque la realidad es que de todos aprendí un poquito. De Francisco Bouquet, Rubén Ayala, Maritza Méndez…. (Risas)

En 10 años, tuve la oportunidad de ser desde asistente de producción del noticiero de la noche, hasta conductora de un espacio sobre las últimas novedades de estética. Insisto fui afortunada. Estuve siempre en los momentos donde se generaba la noticia. Fui productora durante la Constituyente y en la tragedia de Vargas. En 2002-2003 cubrí el paro petrolero como reportera, mi fuente era economía. En 2004 me asignaron la fuente electoral, para el revocatorio contra el Presidente Chávez, y en 2006 me asignaron a la campaña presidencial de Manuel Rosales.

Venevisión siempre será una de las mejores experiencias. Allí están mis grandes afectos, como el señor Eduardo Salinas, un padre que me regaló la vida.

Sabemos que posteriormente ingresaste al equipo de la Gobernación de Miranda, a pocos días de haber tomado posesión su actual gobernador Henrique Capriles. ¿Cómo fue tu paso por este ente gubernamental?

Trabajar en la Gobernación de Miranda fue todo un reto, pero sobre todo un honor. Me tocó estar del otro lado de la noticia. Del lado que genera la información. Me ayudó mucho mi trabajo de reportera porque tenía lo que llaman una “red” de periodistas amigos que siempre, siempre, me ayudaron a posicionar al Gobernador en los medios. El primer año fue muy difícil. Muchos ataques contra el Gobernador y su gestión. Nos tocó salir de madrugada para cubrir la toma de un ambulatorio y de una comisaría. Fue muy duro, pero mayor fue el aprendizaje. En la Gobernación descubrí lo mucho que me gusta ayudar a la gente. Escucharlos y acercarlos a esas soluciones que tanto necesitan.

A ¿cuáles desafíos te enfrentaste en la Gobernación de Miranda?

Aprender a manejar personal, fue el primer reto al que me enfrenté. Tenía mucho miedo pero creo que conseguí ser buena jefa (risas). También me tocó aprender todo sobre los sistemas de transmisión en vivo y hasta a dirigir esas transmisiones. Una responsabilidad muy grande.

¿Cuál fue tu mayor aprendizaje visitando comunidades de escasos recursos en el estado Miranda y el resto del país?

Junto a Henrique Capriles y su equipo de trabajo tuve el honor de conocer la verdadera humildad del alma. Eso no tiene precio. ¡Insisto, soy afortunada!

Dejaste la Gobernación para llevar una página web, ¿cómo fue esta experiencia?

Esa experiencia de solo dos semanas me hizo perder 3 kilos (risas) pero me ayudó reafirmar mi vocación por el periodismo de televisión.

El regreso a la televisión, pero ya no a través de la pantalla de vidrio sino frente al monitor de una computadora y equipos móviles. ¿Cómo ves esta evolución de la televisión?

Es la televisión del momento y del futuro. La considero mucho más cercana, porque puedes verla desde cualquier dispositivo móvil, estés donde estés. Suena a cuña pero es la realidad. Yo a veces voy en el carro y pongo el noticiero. No tengo que estar frente a un televisor para ver lo qué está pasando. Lo malo de esto, es que, aún no está al alcance de todos.

¿Cómo ha sido tu experiencia en VivoPlay?

Me ha reafirmado, insisto, mi vocación por el periodismo televisivo. Siento que volví a mis orígenes. Otra vez cazando la información para divulgarla. Pero aquí es diferente. El presentador produce su propio segmento, lo redacta, y a veces hasta lo edita. Es todo en uno.

¿Quisieras aventurarte en algún otro espacio de la comunicación, tal vez la radio o intentar con la publicidad?

Me gustaría hacer radio. Es muy cercana y te permite inmediatez. De tener un espacio, lo dedicaría a destacar realidades, entre ellas las experiencias exitosas de los venezolanos y latinoamericanos en el mundo. De las mujeres y hombres de barrio que pese a las adversidades decidieron tener una profesión. Sacar del anonimato a esos héroes silenciosos, que muchos no voltean a ver porque no son famosos.

¿Crees que las Redes Sociales son una ventana para la información?

Son una ventana, siempre y cuando se usen con responsabilidad.

¿De qué manera han cambiado tu vida las Redes Sociales?

Me mantienen informada las 24 horas del día, y en conexión con mis seres queridos estén donde estén. Sin duda alguna, el mundo 2.0 une fronteras.

¿Apostarías a un futuro en Venezuela?

Apostaría a los venezolanos. Somos gente amable, cariñosa, inteligentísima y con un amor inmenso por nuestro país.

Un mensaje para las nuevas generaciones

A la nueva generación de periodistas les recomiendo mayor preparación. Hacer periodismo es una responsabilidad inmensa, y más cuando la censura es la que marca la pauta. Para destacarse hay que ser diferente, y para ser diferente hay que prepararse. Que la fama no sea la principal motivación para ejercer esta hermosa carrera. Vale más una información creíble, certera y confirmada que un “tubazo” incierto.

Y quizás lo más importante, como seres humanos los periodistas tenemos sentimientos, emociones y afinidades políticas, que deben ser controladas al momento de ejercer nuestra profesión, solo así podremos garantizar la calidad de la información y ganarnos la credibilidad de la opinión pública. En dos platos: como periodistas jamás debemos mezclar nuestro compromiso ideológico o político, con el deber de informar.

Vía Social2Punto0