Reservas hoteleras en Margarita a buen ritmo pero dependen de disponibilidad

Imagen de referencia
Imagen de referencia

El gremio hotelero ve con beneplácito la alta demanda de reservaciones para estadías para la temporada desde julio a septiembre, reseña El Sol de Margarita.

Martín Espinosa, nuevo presidente de la Cámara Hotelera de Nueva Esparta (Cahotel), detalló que el comportamiento de las reservaciones refleja la tendencia de los visitantes a planificar sus viajes con varios meses de anticipación al inicio de las vacaciones.

Sin embargo, la transformación de esas reservas en ocupación hotelera efectiva depende de ampliar la capacidad traslado de vacacionistas desde tierra firme, por vía marítima pero en especial por el tráfico aéreo.

“La ocupación hotelera puede estar en los niveles esperados por el gremio, siempre y cuando se logren los acuerdos y se ponga en óptimo estado las distintas formas de traslado a la Isla”, dijo Espinosa.

Con miras a ampliar la oferta de transporte aéreo, Espinosa detalló que Cahotel tendrá una representación en la asamblea anual de la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo, a celebrarse en junio en Caracas. “Se buscarán alianzas con líneas aéreas que nos permitan asegurar el traslado de los viajeros hacia nuestra región”.

El gremio de hoteles también se plantea conocer las condiciones de funcionamiento del transporte marítimo; en ese sentido, prevén reunirse con el sector naviero a finales de junio.

Espinosa consideró que los incrementos de las tarifas aéreas eran necesarios para garantizar la operatividad de las aerolíneas; añadió que cualquier variación en los precios abre un período de adaptación para el presupuesto de los consumidores.

La capacidad actual de movilización aérea hacia y desde la Isla son aproximadamente unas 3.300 butacas en promedio por día, según indicó José Yapur, presidente de la Cámara de Turismo del estado Nueva Esparta, en una entrevista concedida a principios de semana.

Yapur añadió que esa cantidad de asientos es suficiente para garantizar una alta ocupación hotelera, aunque aclaró que una parte de los boletos son adquiridos por residentes en la Isla u otros que vienen por motivos distintos al turismo.