Robert Alvarado: El 2 dado (Desvarío sin RCTV)

La celebración en Tves de los 8 años del cierre de RCTV, (http://bit.ly/1FDi8UK) no del aniversario de su creación, con su presidente Winston Vallenilla a la cabeza, ilustra el desvarío del régimen chavista y/o madurista, da lo mismo, para quien “Sí se puede hacer mejor televisión, que oriente, ayude y transmita buenos valores (…)”, pretensión que en 8 años ha resultado por demás infructuosa, como infructuoso ha sido para Vallenilla (http://bit.ly/1dCCGDW) dejar atrás su estilo kinoresco con su alma desnuda teñida de un rojo desvanecido, reafirmando la percepción de un gobierno esquivando su propia tumba ocupado en marcar distancia del número 2, como diciendo que “No hay dos como el 2” en aquello del narcotráfico que los gringos han pregonado, y todos sabemos que los norteamericanos no dan “puntilla sin dedal”.

 

Volviendo al 2, no al que parecen haber dejado a su suerte, como cuando decidieron no renovarle la concesión a RCTV, hacer televisión excluye las payasadas, mal llamados contenidos de TV, cuyo exiguo, por no decir nulo RATING, golpea a sus productores dejándolos en el silencio, transformando a las televisoras estatales en un caos, ahogadas con la propaganda oficialista para apuntalar un sistema de gobierno alimentado de basura ideológica, que va en sentido contrario a las aspiraciones reales de un pueblo de quien se dijo era propenso a idiotizarse con las novelas producidas y trasmitidas por el 2, el canal 2, no el personaje para muchos lanzado al agua por copartidarios suyos en momentos cuando negocian con el gobierno de los EEUU.

 

Por no transmitir esos “mensajes oficiales del gobierno venezolano”, bajo el señalamiento de que la empresa no cumplió con la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, la emisión de RCTV Internacional terminó el 24 de enero de 2010, a las 12:00 a.m.19, (http://bit.ly/1G9xa8l) por orden de CONATEL. Lo irónico de esta historia, es que las novelas de RCTV se han visto rebasadas por la alienante realidad contenida en la “propaganda chavista”, con la que pretenden borrar la tragedia infligida a nuestra nación, en la que solo pareciera importar lo que los demás dicen en las colas que se multiplican por doquier convirtiéndonos en bachaqueros, una hipoteca de la vida que nos han impuesto como condición para no morir de hambre en este pobre país petrolero.  Existen tan pocas respuestas para este sui generis fenómeno, que esta revolución apesta con sus producciones televisivas, tan grises como sus realizaciones en materia social, política y económica.

 

Un sketch de “La Escuelita” o “El Hermano Cocó”, y por qué no, “El Portu Emilio” junto a Fátima y “Rosita”, pero no la implicada en una fuga de Tocorón, le llegaba más a la realidad nacional que cualquier contenido televisivo oficial, de los que sólo han servido para sacar a relucir los desvaríos de nuestros dignatarios y confusiones gubernamentales de todo tipo, al punto que el esfuerzo presidencial por encubrir la realidad económica y social ha dado lugar a un nuevo acto de prestidigitación que amenazaría con empeorar la posición del número dos, no hace falta que lo duden, porque hay veces que la fuerza puede con la maña exhibida por quien inexplicablemente criticó la serie televisiva “El señor de los cielos”, que transmite la cadena Telemundo.

 

Se pudiese concluir que todo se trata del número 2, o peor aún, de novelas con personajes representados por actores del canal 2, entiéndase RCTV, donde había más estrellas que en el cielo, no Tves, donde abundan los payasos sin cualidades histriónicas; en todo caso el aniversario del cierre de este recordado medio televisivo nos debe recordar que los medios en el país no tienen absoluta libertad para informar los hechos que suceden, como los que están en pleno desarrollo sugiriendo la salida forzosa de otro segundo, esta vez de la frecuencia gubernamental, no televisiva, una concesión que al parecer también habrían decidido no renovar, para atenuar las secuelas del ritornelo interpretado por patriotas cooperantes en el norte, con su nubes full de elementos incriminatorios dispuestas en los atriles provistos por el imperio, algo que va más allá de los momentos invertidos en un guion donde el corazón ayuda a superar las adversidades, al mejor estilo de las producciones dramáticas de RCTV.

Cualquier información o sugerencia por mis direcciones electrónicas [email protected]  [email protected]  [email protected]  o bien por mí teléfono0414-071-6704 y asimismo pueden leer esta columna y otras cosas más por la señal en vivo de RCTV INTERNACIONAL en mí página Web: www.robertveraz.galeon.comahora mi columna se traduce en Inglés http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html   y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter ¡Hasta la próxima semana, Dios los bendiga!