¿Se matan animales para producir alimentos vegetarianos?

Foto archivo
Foto archivo

Sí.

Muchos. Muchísimos. No hay serpiente que se mueva lo suficientemente rápido como para escapar del arado. La mayoría de los roedores y de los conejos, especialmente las crías, también acaban hechos picadillo y sirviendo como abono para el suelo. Esto sin contar a los insectos. En la agricultura a gran escala, orgánica o no, durante la labranza que remueve todo el suelo desde medio metro de profundidad hasta la superficie. Eso destruye madrigueras y directamente mata todo animal o insecto que viva bajo tierra. Es inevitable.

Algunos agricultores labran el campo siguiendo un patrón que arrincona a estos animales para asegurarse de que matan a la mayor cantidad posible de ellos; no por malicia, sino por necesidad, para controlarlos. O comen ellos o comemos nosotros.

Se trata de aceptar que para comer hay que matar y creer lo contrario delata una completa falta de conocimiento en las ciudades sobre de dónde procede la comida. Hable con cualquier agricultor, grande o pequeño, de agricultura orgánica o convencional, y le dirá exactamente lo mismo. Quien diga lo contrario no sabe de lo que habla o no conoce la realidad.

Además de todas esas muertes inevitables, la agricultura ‘ecológica’ se basa en usar, principalmente, estiércol animal como fertilizante para la tierra. Y el estiércol animal procede, en su mayor parte, de animales que permanecen encerrados y criados para proporcionar carne, leche o huevos.

La siembra comienza matando y limpiando el suelo de animales. Creer que ningún animal va a resultar herido durante el proceso de agricultura es una fantasía antropomórfica de personas que son ajenas a la naturaleza que nos parió como depredadores y como omnívoros.

Leer más en: microsiervos.com