Stalin González: Ciudadanos de tercera

thumbnailstalingonzalezNo es primera vez que el Estado deja ver sus costuras en cuanto a la existencia de ciudadanos de distintos tipos. Cuántos venezolanos esperan por el sistema judicial? Cuántos ciudadanos esperan un pronunciamiento por parte de la defensoría, Cuántos venezolanos esperan por “una pronta respuesta” sin conseguir por parte de las instituciones absolutamente nada. Hoy vemos como el Estado que se ha vuelto uno solo, con una rapidezincreíble da respuesta, se pronuncia categóricamente en solidaridad por las acusaciones hacia un individuo.

No merecemos todos los venezolanos ser tratados de igual forma? No es el principio de la igualdad lo que más se ha reivindicado en este gobierno? No es el legado que tanto se defiende? Por qué entonces el Estado se comporta de diferentes maneras frente a las demandas de los ciudadanos? Tenemos frente a nosotros un Estado que no solo no tiene separación de poderes sino que ademásopera con discrecionalidad frente a la procedencia política de cada venezolano.

Los derechos no son respetados de la misma forma, los cuerpos de seguridad no actúan de la misma manera frente a todos las protestas, las opciones de recibir prebendas (y digo prebendas y no políticas socialesporque no lo son) no son igual para todos los venezolanos, siempre está el filtro del color por el que se vota. Siempre el ojo del que tiene el poder protegiendo, ayudando, amparando – no al desprotegido, como nos han hecho creer – sino al que apoya esto, que ya no queda claro si es revolución, si es estado, si es gobierno.

Este hibrido que se presenta como héroes de los más pobres pero que poco hace por cuidarlos de la inseguridad, de la falta de empleos, de la escasez. Si en Venezuela desde que se profundizo “el proceso” existen ciudadanos de primera, aquellos que no hacen colas, que tienen guardaespaldas, que no viajan con CADIVI, que trabajan cómodamente en la estructura del Estado, que no necesitan boleto para salir del país porque viajan en las avionetas privadas, aquellos que reciben por parte de todo el Estado la solidaridad plena y a protección máxima.

Luego están los de segunda y tercera, los que se levantan hacer colas de acuerdo al terminal de su cedula para poder comprar alimentos, esos que deben cuidarse ellos mismos la espalda porque si no acaban siendo parte de las estadísticas de muerte porque de las de roba ya son, esos que no tienen posibilidad alguna de salir del país porque no tienen tarjeta de crédito de algún banco del gobierno, o ese que tiene 4 años esperando una sentencia porque habido retardo procesal, esos que al Estado solo les importa cuando se acercan las elecciones.