Taxistas elevan 90% en tarifas por temporada de lluvias

luvias

Ante las constantes precipitaciones  suscitadas en finales de mayo e inicios de junio, los ciudadanos de a pie deben frecuentar el uso de taxis para llegar a su destino sin ser mojado. Sin embargo los costos de las llamadas “carreritas”, cada día están más elevados. Diana Larez/ NPG

Los “nuevos precios” como denominaron los consultados, pasaron de un traslado corto de 150 a 250 bolívares, y  en horas pico el tope llega a los 300 bolívares, “la lluvia complica todo para nosotros que nos movemos a diario en autobuses, o pisteros. Hoy pagué desde la Churuata hasta Alta Vista 300 bolívares, por el temporal”, dijo Evelio Girón.

Los usuarios destacaron la falta de centrales de taxis en la zona Puerto Ordaz- San Félix, donde solo se ubica una en el Centro Comercial Alta Vista II, y  la segunda en  Orinoquia Mall. Motivos propicios por los cuales taxistas informales aumentan constantemente el precio de los viajes realizados.

Luego del aumento del 20% del salario mínimo, ciudadanos explican que más del 40% del sueldo es destinado para cancelar las tarifas de autobuses, transportes privados y taxis. “Al menos el mes pasado me trasladé tres veces en taxis y las tarifas no bajan de 400 bolívares, en mi caso desde Alta Vista hasta los Alacranes en San Félix, me cobraron 500 bolívares y no había oscurecido”, dijo José Morales.

Por su parte, el precio de las carreras largas, se valoran sobre los 350 bolívares en adelante, según Rogelio Barboza quien labora en el oficio de taxista desde hace más  de cinco años. Una de las más valiosas son el trayecto San Félix, Puerto Ordaz, debido a la sectorización del conductor.

“Los que trabajan en San Félix no les gusta realizar carreras largas, puesto que deben apostar más tiempo en la llegada al destino, mientras si hacen un traslado corto obtienen mayores beneficios”. 600 bolívares es el precio de una carrera desde Alta Vista hasta La Unidad en San Félix, y es considerada larga. A partir de las 7:00 pm inicia un nuevo horario con tarifas  superiores a los 700 bolívares.

Morales aseguró que el regateo ya no es un método factible para obtener un precio accesible por una carrera, “en otros tiempos pedías un precio acorde, ahora si no te parece te cierran la puerta en la cara”.

Transporte público colapsado

Cuando se acercan las horas pico, el caos se apodera de las paradas en toda la ciudad, donde  los nuevos autobuses no parecen  ser la solución a la falta de transportes público.

A seis meses de la posible esperanza para solucionar el déficit vehicular, con el Sistema de Transporte Masivo (BTR), el cual operará sobre una vía expresa de 24,5 kilómetros de longitud que recorrerá la ciudad desde su extremo este (San Félix) hasta el oeste (Puerto Ordaz), en ambas direcciones, para un total de 49 kilómetros de recorrido en cada circuito, mientras se establece el nuevo sistema los citadinos siguen pasando tragos amargos a la espera de un bus repleto de personas.

Desde mayo se hizo oficial el  incremento del pasaje a 10 bolívares, sin embargo este costo  es duplicado, desde las cinco de la tarde, y los fines de semana, causando un fuerte golpe al bolsillo de los usuarios que acuden a diario a las unidades colectivas para llegar a su hogar.

Según lo reseñado por un periódico de la localidad, el presidente de la Cámara de Transporte del estado Bolívar, Santiago Belo, advirtió que 37 % de la flota de transporte público está parada por déficit de repuestos.

Por su parte el transporte en la modalidad pistero sigue contribuyendo con el alivio en las paradas, pero a costos elevados para el beneficiario. Rony López, quien hace uso de las diferentes formas de traslado refirió pagar hasta 800 bolívares  semanales en carro por puesto.

“Los pisteros son rápidos pero como todo en la ciudad no dan abasto, tengo que pagar 60 bolívares en la mañana y luego la misma cantidad en la tarde, si llego a la parada luego de las 6:00 p.m pago hasta 70 bolívares para ir a San Félix, en autobuses privados” señaló  López.

Las quejas son simultáneas en las paradas, donde los ciudadanos expresaron la viveza criolla expuesta a su máxima expresión. “los conductores de microbuses hacen su agosto con los necesitados. Subes a una unidad que lleva por destino Core 8, te cobran el pasaje y en el Paseo Caroní dicen que no llegaran hasta el destino pautado”, así lo manifestó Maglis Yánez.

Puntos encontrados

El equipo reporteril entrevistó a los choferes y taxistas, para que expresaran a que se debe el constante aumento de tarifas.  Algunos manifestaron que la situación económica no solo abarca una cierta parte de la población venezolana, sino también a micro empresarios y en este caso los taxistas.

La constante dificultad para obtener repuestos y altos costos de servicios para automóvil, se transformó en el talón de Aquiles de todos los conductores, donde cambiar  un caucho triplica el salario mínimo.

“Un caucho importado cuesta  de 18 mil bolívares en adelante, vas al mecánico  y una pieza que comprabas en 3000 como las pastillas de frenos ahora están en 4.500 bolívares, nosotros tenemos que trabajar en base a los gastos  que genera el oficio”, afirmó Gustavo González.

En Venezuela, la fluctuante existencia de los repuestos automotrices, así como sus precios se han convertido en una traba para la elaboración de un mantenimiento consistente.

El costo de los accesorios ha aumentado más del 70% de su precio original este año. Para trabajadores del sector del transporte público y privado la posibilidad de prevenir fallas sale tan cara como tener un accidente.