Marcos Hernández López: si MUD no garantiza equidad en distribución de candidatos no habrá Unidad

En vísperas de que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dé a conocer los nombres de los candidatos que por consenso representarán a la alianza opositora en las elecciones parlamentarias previstas para este año, el analista político Marcos Hernández, director de Hercon Consultores, alertó sobre la necesidad de que se garantice la equidad entre las fuerzas que integran la coalición ya que existe el terrible riesgo de poner en riesgo la Unidad opositora por las ansias de poder de algunos partidos que, a pesar de no contar con apoyos en primarias, buscan imponerse por el “consenso político”.

 

De acuerdo a los estudios realizados por Hercon, la oposición tiene una posibilidad de oro de ganar la mayoría de la Asamblea Nacional. “Nuestros estudios derivan en análisis que no favorecen al gobierno, mientras otras empresas (pro gobierno) si lo ayudan, pero en la esencia de los diferentes resultados, todos, coinciden en que la oposición es la mayor fuerza política del país y que el respaldo popular del Chavismo – Maduristas se mueve entre 20% – 25%. Además, es relevante comprender que los últimos resultados arrojados por encuestadoras todas llegan a una conclusión, la oposición derrotaría al oficialismo por una cómoda brecha 30 / 35 puntos en las próximas elecciones parlamentarias. Evidentemente, Maduro se encuentra atrapado en su propio laberinto y más cuando el 80% de las personas consultadas en nuestras investigaciones afirman que desean participar en las parlamentarias y no es para darle apoyo al gobierno”.

 

Para Hernández, “la mayoría de las encuestas reflejan que Nicolás Maduro parece estar perdiendo aceleradamente su capital político que heredó del fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez, la gente lo percibe como alguien incapaz de enfrentar los graves problemas políticos, económicos y sociales que enfrenta el país. Esta percepción es grave, es vinculante a la confianza en su gestión que no llega a un 25% de aprobación, rápidamente podemos preguntarnos, una gestión de gobierno con indicadores en su contra, podrá tener la fortaleza necesaria para llegar al 2019? Difícilmente, los dilemas serán muchos”.

 

En este sentido, el analista político afirma que con todo un panorama electoral favorable a la oposición la firma que dirige se ha dado a la tarea de construir escenarios y análisis que apuntan a la MUD. “Es hora de que la Mesa de la Unidad dé nombres de sus candidatos a circuitos y los consensos en las listas y hasta la fecha Venezuela espera impacientemente la información. ¿Será que aún no existen esos acuerdos? La lucha por el poder en el seno de la MUD se mueve en un ajedrez en el que pareciera que los partidos tradicionales buscan imponerse por la vía del acuerdo, frente a las fuerzas emergentes que definitivamente en primarias gozan del respaldo popular de los venezolanos”.

 

Agrega Hernández que dentro de todos los métodos para la adjudicación que pudiera utilizar la MUD para escoger al resto de sus candidatos a diputados nacionales, existe uno que tiene fuerza en la lógica y en la teoría del poder político. “En este caso es tomar como referente para la escogencia de los abanderados que no fueron a primarias, resultados electorales parlamentarios 2010 caso Libertador y resultados elecciones regionales 2012. Si se tomara este método para la adjudicación de candidatos por listas, se impondría la ausencia de equidad algo peligroso para blindar la verdadera unidad en la MUD. En ese ejercicio Primero Justicia impondría por el ‘consenso’ doce (12) candidatos ‘unitarios’ a la AN y Acción Democrática cinco (5), mientras que los partidos Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular, Copei, Proyecto Venezuela, Avanzada Progresista, Movimiento Progresista de Venezuela y Convergencia obtendrían solo un (1) candidato cada uno. Esto a todas luces representa una diferencia radical con el resultado de las primarias de la unidad donde partidos como Voluntad Popular aglutinan buena parte de la preferencia electoral de la oposición”.

 

Concluye Marcos Hernández López con la siguiente reflexión: “¿si todos los estudios de opinión reflejan que Nicolás Maduro perdió la calle (la popularidad del presidente, de acuerdo a nuestros números, está un poco por encima de 23 puntos),  se perdió la magia revolucionaria que los atornillo durante 16 años en el poder, emergió el desamor hacia un proyecto político que ilusionó pero no concreto los sueños de los que aspiraban un mejor país, es casi imposible llegar al final de una gestión con una opinión nacional a favor y el tiempo se le agotó a la Socialismo del siglo XXI; esto no compromete aún más a la alianza de la Mesa de la Unidad Democrática a garantizar una representatividad de candidatos que de cara a las elecciones a la AN garantice la Unidad nacional?.

Prensa. Hercon Consultores