Mató a su compañero de clases accidentalmente

WCICPC

Primero sonó un disparo. Hubo unos segundos de silencio y de repente se escucharon los gritos de unas niñas desesperadas que repetían “lo mató, lo mató”. Seguidamente otro niño lloraba y gritaba, “lo maté, lo mate”. Eran las 7.30 de la noche del pasado viernes, cuando Hendrick Javier Rincón, de 15 años, cayó al suelo gravemente herido. Su compañero de clases de la misma edad, presuntamente de manera accidental, accionó el arma de fuego y lo mató de un balazo en la cabeza. Así lo reseña laverdad.com / Sergio Villasmil

Los adolescentes, estudiantes del cuarto año de bachillerato del colegio Nuestra Señora de Belén de Santa Bárbara de Zulia, al parecer se encontraban reunidos haciendo un trabajo para la escuela en la casa del presunto homicida de Rincón, localizada en la calle 2 San Francisco de la Parroquia Santa Bárbara del municipio Colón.

Trascendió que el occiso era hijo de un reconocido empresario de la zona y el que le disparó accidentalmente es hijo de los abogados Adán Medina y Coromoto Becerra, que laboran en los tribunales de San Carlos de Zulia.

Tras el accidente, los familiares del presunto homicida llamaron una ambulancia que llegó en menos de 10 minutos al sitio. Los funcionarios del Cuerpo de Bomberos de Colón trasladaron al estudiante hasta la emergencia del Hospital General Santa Bárbara. Allí le prestaron los primeros auxilios y luego lo remitieron al Hospital Universitario de Mérida, donde murió a la 1.00 de la madrugada de ayer, cuando intentaban salvarle la vida.

Al lugar del suceso llegaron más de seis patrullas entre la Policía regional y la Policía científica subdelegación San Carlos de Zulia. Acordonaron la escena, hicieron las experticias y colectaron como evidencia el arma involucrada. El hecho se investiga para determinar si realmente se trató de un fatal accidente.

Por las redes sociales se comentó que el menor de edad señalado como responsable del asesinato acostumbraba a tomarse fotografías con el arma de fuego, al parecer de su padre, y colocarlas en el PIN.

15 años tiene el adolescente que asesinó a su compañerito de clases.