Registran 269 asesinatos en el primer semestre del año en Guayana

asen_guaynaa

Cuidado que con sigilo se acerca, algunas veces acecha hasta obtener su fin último, otras tantas actúa de inmediato; la despedida de sus amigos las ve él desde otro plano, también los rumores se escuchan más bien como murmullos, aún cuesta internalizar que han sido desechados sin un ultimátum hacia un universo paralelo. La muerte. La hoz del espectro con nombre de mujer se los llevó, o más bien lo que hizo fue cambiarlos de residencia. Eldrys Valenzuela/ NPG

Una respuesta de cifras puede acabar con la incertidumbre que tienen los ciudadanos en Guayana por el conteo de los asesinados de este mes y también los números reflejan cuántas se han perdido por una pistola o una navaja en el cierre del primer semestre del año, pero ¿será acaso la cantidad de homicidios lo que resolverá el sin fin de sangre que se vive diariamente? Saque usted sus propias conclusiones.

40 personas fallecieron en el mes de junio de la mano de sus verdugos que, sin piedad les propinaron varios impactos de bala en su humanidad. Con 265 asesinatos terminó el primer semestre del año, solo faltan seis meses más para que el 2015 hable junto a las calles de la ciudad y exponga los charcos de sangre que develarán a varios cadáveres.

El sexto mes del año estuvo a la par con el número de homicidios registrados durante febrero, marzo, abril y mayo, que con un total de 40 muertes por causas, en algunos casos desconocidas, sin embargo ha sido el mes en el que los dolientes de los que descansan bajo la tierra se han enfrentado sin miedo a las autoridades policiales de la localidad clamando “justicia”.

Casos como el de Carlos Augusto Villalba Malavé y Óscar Eloy Palmare Sifontes, de 23 y 44 años respectivamente, han dado de qué hablar en la comunidad guayanesa; el primero de ellos murió en el sector Minifincas, Puerto Ordaz, mientras que el segundo en Manoa, San Félix, aunque ambos por causas distintas, parientes de los hoy occisos involucran a los funcionarios de dos cuerpos de seguridad del municipio Caroní en los decesos.

Al menos siete cadáveres pasaron por la morgue del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de Ciudad Guayana, ubicada en San Félix, indocumentados durante el pasado mes. Dos de ellos pertenecientes a un par de asesinatos localizados a plena luz del día adyacentes a la vía Caracas cercano a Parque Cementerio Jardines del Orinoco, Puerto Ordaz. El primero se encontró aproximadamente a las 8:00 de la mañana del 12 de junio con múltiples impactos de bala, el segundo cadáver se encontraba malherido con varias impresiones de proyectil que lo hicieron fallecer en el hospital Uyapar el pasado 24 de junio, cabe destacar que este occiso todavía no tiene nombre.

Los 30 días de junio no solo expusieron difuntos por arma de fuego, sino que de los 40 asesinatos dos fueron causados por armas blancas, uno de ellos ocurrido en el sector La Esperancita, Puerto Ordaz el 23 de junio en horas de la noche, el otro hecho se originó en Buen Retiro, San Félix, cinco días después que el primero de ellos, la víctima estaba indocumentada al momento del deceso y posteriormente sus familiares le reconocieron como Miguel David Rondón Barrios, de 18 años de edad.

15 dobles homicidios

Fueron diversos los acontecimientos en los que en vez de un fallecido, se hallaban en pareja. La mayoría de ellos se produjeron en el sector de San Félix, siendo algunos de los que más dieron de qué hablar entre la población el reciente doble asesinato del niño de 11 años y su primo de 24 años, quienes fueron ajusticiados el miércoles 10 de junio en La Bombita.

Familiares relataron que al infante se le había escapado su perro hacia la parte trasera de una vivienda y su primo, identificado como Yurbis Méndez Bruni se fue a buscarlo cuando de repente fueron sorprendidos por un sujeto, desconocido hasta el momento, quien accionó su pistola en contra de ellos. Yurbis intentó proteger al pequeño de las balas, sin embargo un proyectil se imprimió en el intercostal y le quitó la vida cuando arribó en el centro hospitalario de la zona.

Ya han pasado tres meses desde que se perpetró un tiroteo en el barrio La Esperanza, San Félix el cual dejó un saldo de dos muertos y tres heridos que fueron ingresados al hospital Dr. Raúl Leoni Otero, en Guaiparo. Mildred Josefina Rondón Amundaraín, de 34 años y Kelly Ronald Trillo, de 27, fueron liquidados con múltiples impactos de bala que perforaron su masa humana, sucedió que el pasado 05 de marzo un par de motorizados accionaron sus gatillos en contra de varias personas que se hallaban en una fiesta en la que Mildred y Kelly solo tenían a quien los invitaba en común, ambos llegaron sin signos vitales al centro médico de San Félix.

Los verdugos

Los homicidios que se han manifestado en la región guayanesa ocurren por la motivación que puede poseer quien lo ejecuta, un elemento que es imprescindible para quien ya ha cazado a su víctima es el factor sorpresa, el cual ha sido notable en el 80% de los asesinatos ejecutados en el municipio Caroní.

Comúnmente los familiares de los infortunados han narrado, tanto en las afueras de la morgue del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Ciudad Guayana o cuando se encuentran en el lugar del suceso, una historia que se repite normalmente: “varios sujetos llegaron en una moto y lo mataron”.

La razón de este modus operandi se debe a que el vehículo de las dos ruedas es rápido y técnicamente más económico que una camioneta o carro pequeño, sin embargo no se han dejado de lado las ocasiones en la que varios sujetos raptan a sus presas en un sitio cercano a su casa, normalmente durante horas de la noche y posteriormente las abandonan en una zona boscosa y poco concurrida de la localidad.

El robo de vehículos dentro de la ciudad ha incrementado y no únicamente para desvalijarlos, sino también para usarlos como herramienta movilizadora luego de perpetrar un crimen sangriento, pues aunque no se conocen las estadísticas oficiales del tipo de transporte que es mayormente utilizado para desarrollar este tipo de delitos, se puede inferir que las motos son las más comunes.

En cuanto a la motivación que puede tener un asesino para haber cometido el hecho en los casos que se han manifestado durante estos seis meses, el ajuste de cuentas y el robo perfilan como los móviles que cobran más fuerza al momento de realizar un acto violento, en este sentido se agrupan dentro del ajuste de cuentas una discusión o pelea anterior al hecho, pudo ocurrir incluso tiempo atrás-semanas, meses-, un lío de bandas criminales, competencias entre los azotes de barrio, entre otras; cabe destacar que las víctimas que fueron ultimadas bajo esta causa no necesariamente son delincuentes.

El robo hacia un ciudadano en la localidad ha pasado a ser uno de los causantes de las muertes de este semestre, ya sea para quitarle un automóvil en alguna parte de la ciudad o sencillamente lo que carga encima, frecuentemente los agredidos por uno o varios antisociales colocan resistencia en el instante en el que se efectúa el hecho, no obstante se han colocado sobre la mesa de asesinatos excepciones como el caso del funcionario adscrito al Centro de Coordinación Altos del Caroní, quien fue liquidado el pasado mes de abril por un verdugo que lo despojó de sus pertenencias en el sector Fronteras de Guaiparo, San Félix.

Un calcinado

Recientemente se conoció del cadáver calcinado que fue hallado en el sector Hato Borges, este acontecimiento mantiene a la familia de un adolescente, de 16 años de edad, completamente devastados, pues además de las 267 madres que lloran la pérdida de sus hijos, se suma la del joven que fue reportado como desaparecido y culminó con su cuerpo sin vida dentro de la maleta de un automóvil.

El pasado domingo 27 de junio el muchacho y un acompañante que logró huir fue interceptado por tres sujetos que le perpetraron tres disparos que lo dejaron sin aliento, posteriormente lo metieron en el baúl de un vehículo que había sido robado y quemaron el cadáver dentro de él.

Luego de que su madre colocó la denuncia ante el Comando Especial Antisecuestro (CEA) las investigaciones  dieron como resultado la localización del cuerpo y tres detenidos, funcionarios de este cuerpo de seguridad continúan tras la pista de los otros dos homicidas, uno de ellos expresidiario de Vista Hermosa, alias “el Gordo”, quien emprendió su huida y hasta el momento no se ha dado con él.

Un supuesto secuestro

Durante esta semana, efectivos del Grupo Antiextorsión y Secuestro (GAES) informaron sobre el hallazgo del cadáver que encontraron en el sector Chaguaramas, estado Monagas, quien habría sido identificado como Juan Carlos Contreras Días, de 50 años de edad, quien fue ajusticiado en el mismo lugar donde desvalijaron y quemaron su camioneta.

El cuerpo presentaba fuertes signos de descomposición, tenía más de diez días muerto, no se pudieron ver grandes características al momento de encontrarlo porque estaba muy hinchado y prácticamente irreconocible, sin embargo las autoridades castrense informaron que éste había sido apuñalado, se presume que varias veces.

Juan Carlos se había trasladado hasta el mencionado sector para llevar a unas personas conocidas, en este lugar fue interceptado por varios delincuentes que lo ultimaron y lo dejaron en un riachuelo del sitio, cuando la camioneta fue hallada por el GAES días después retornaron hasta allá y encontraron el cadáver del hombre. Hasta el momento se tienen tres detenidos.

Se pudo constatar que los antisociales solicitaron una cantidad de 1 millón de bolívares el pasado lunes 22 de junio para devolver el cuerpo de Juan Carlos, sin embargo mediante un procedimiento táctico pudieron arrestar a quienes fueron a retirar el dinero, posteriormente encontraron el cadáver y luego al criminal quien contó como fueron los hechos.

Casos emblemáticos

Durante el mes de junio varias familias exigieron a las autoridades oficiales que se hiciera justicia atrapando a los verdugos que ejecutaron a los hoy occisos, pues pese a las versiones que manejan los cuerpos de seguridad en cuanto a los asesinatos suscitados, parientes de Carlos Augusto Villalba Malavé, de 23 años y Óscar Eloy Palmare, de 44 años implican a funcionarios de la GNB y la PEB en ambas muertes.

El pasado 10 de junio falleció Carlos Augusto quien fue interceptado por varios funcionarios al Centro de Coordinación Policial Unare, quienes después de un enfrentamiento recibió varias heridas que le produjeron muerte cuando fue llevado al hospital Uyapar, parientes del fallecido afirmaron que éste no era ningún delincuente y que existían testigos en el que el joven fue montado en una patrulla ileso, por lo tanto indicaron que el muchacho fue ultimado por los efectivos dentro del vehículo, ya que presuntamente lo estaban extorsionando.

El homicidio de Oscar Eloy Palmare aún continúa en la palestra judicial, ya que parientes relataron que moradores del lugar, Manoa, San Félix, observaron cuando uniformados castrenses despojaban al hombre de su automóvil, como este se resistió le propinaron varios disparos. Oscar Eloy falleció en la Emergencia de la Clínica Humana cuando los galenos trataban de salvarle la vida.

Para estos casos y los demás que se encuentran en el primer semestre del año las investigaciones continuarán, aunque varios delincuentes han sido capturados por los diferentes cuerpos de seguridad del estado, la lista en los demás municipios se sigue alargando.

– See more at: http://www.nuevaprensa.com.ve/269%20asesinatos%20en%20el%20primer%20semestre%20del%20a%C3%B1o#sthash.c1G970Un.dpuf