Fin de mundo: Casi 30 mil bolos por un mocho e’ bluyín (FOTO)

El salario mínimo se ha convertido en un espejismo que no alcanza ni para la comida (si es que se consigue) y por si fuera poco, aún existen precios estratosféricos e inalcanzables para el trabajador promedio.

Quizás no habrá pantalón nuevo, pero sí mucha PATRIA.

 

precios