Upata se quedó sin carne

carniceria
Foto archivo

Desde el pasado jueves el matadero municipal dejó de sacrificar reses motivado a que los arrimadores decidieron llevarse el ganado como consecuencia de las fiscalizaciones efectuadas por la Superintendencia Nacional de Precios Justos (Sundde), que manifestó que la carne tenía que ser vendida a precio regulado, reseña Primicia.

De esta manera, la cadena productiva se vio perjudicada y ahora el producto ha desaparecido de las carnicerías del municipio. En un breve recorrido por los comercios se observó que varios de ellos tuvieron que bajar sus santamarías y otros tenían los congeladores vacíos.

Los precios que ha establecido el Ejecutivo a los productos cárnicos son de Bs. 250 la de primera, Bs. 220 la de segunda y Bs. 90 en canal. Pero esta realidad se aleja de lo que viven los arrimadores y carniceros del país. La carne a pie de corral se consigue en Bs. 250 y en canal supera los Bs. 350; por lo tanto, ajustar un precio como lo sugiere el gobierno ocasionará grandes pérdidas, comentó Rafael Rivas,  propietario de una carnicería.

Mientras los arrimadores no lleven sus reses al matadero la ciudad continuará sin recibir el producto, porque ellos no se van a arriesgar a sacrificar el ganado para luego vender la carne a precio regulado, añadió.

De igual forma, Gerardo Jiménez, encargado de una carnicería, alegó que la carne tiene que venderse en Bs. 800 el kilogramo al consumidor para poder mantener los negocios operativos, de lo contrario muchos se irán a la quiebra.

Leer más en:  primicia.com.ve