Ismael García: Populismo, crímen y violencia

thumbnailismaelgarcia

Si bien es cierto que el fracaso de este gobierno en el ámbito económico es relevante para la grave crisis que hoy enfrentamos, no deja de ser cierto que el fracaso de las políticas sociales ha contribuido de manera alarmante en el deterioro social y humanitario del pueblo venezolano. Este siempre ha sido un gobierno que ha manejado las necesidades y carencias del pueblo como bastión de demagogia y manipulación hacia los más débiles de la sociedad venezolana, sin tomar en cuenta las consecuencias de sus políticas erradas al respecto

Aquí se ha utilizado el tema social como excusa de una revolución que nunca ha beneficiado al pueblo sino a un grupo de enchufados y mafias que se han enquistado en el poder, usurpando los derechos de la gente establecidos en la Constitución Nacional. Para nadie es un secreto que más del 70 por ciento de recursos aprobados para planes sociales no se han ejecutado y lo poco que se hizo, como Barrio Adentro, por lo menos se desvaneció en el tiempo por falta de continuidad, por ineptitud y por corrupción.

Un grito de guerra importante de este gobierno en sus inicios, era la erradicación de los niños de la calle y a cambio ofrecían planes de inclusión social y de oportunidades para hacerlos ciudadanos de bien. Sin embargo, esa promesa quedó en papel porque la mayoría de esos infantes fueron abandonados por un Estado mentiroso y demagogo que jugó con su condición social y que los utilizó.

Hoy la mayoría de esos niños engrosan las estadísticas de delincuentes, de miembros de bandas criminales y del pranato que hoy marca la pauta de inseguridad en el país, y otros miles, que se han quedado abatidos en enfrentamientos entre ellos mismos y con cuerpos policiales. El odio, el complejo, la impunidad y otros tantas irregularidades, han traído consigo el hombre nuevo de la revolución, el cual es capaz de cometer los crímenes más horrendos sin que haya para ellos una justicia ejemplar porque en Venezuela el 90 % de estos delitos quedan impunes.

Y si nos referimos a sus pasantías por las cárceles del país, estos centros penitenciarios han sido verdaderas universidades para el delito. Aquí se creó un Ministerio de Asuntos Penitenciarios, supuestamente para humanizar las cárceles del país y dar oportunidad de inclusión a la sociedad a estos penados por la ley. Sin embargo, en las cárceles se ha estructurado un nuevo estatus del delito como son los pranes, quienes desde sus celdas coordinan, operan y planifican el 80% de los delitos que se cometen en el país, tales como secuestros express, robo de vehículos, asaltos, micro y macro tráfico de drogas y otros delitos,que mantienen a un país totalmente atemorizado e indefenso porque los cuerpos policiales no les hacen frente a esto.

Para nadie es un secreto que el gobierno en su afán de intimidar,chantajear y perseguir a la unidad democrática venezolana,.utilizó a los colectivos y paramilitares como brazo ejecutor para enfrentarlos y repelerlos, pero el control sobre estos grupos violentos se les fue de las manos, porque el que pacta con el diablo tarde o temprano es ajusticiado por la ley divina.
Hoy vemos con asombro y estupor el enfrentamiento entre bandas delictivas y colectivos por mantener el control y el poder de las “zonas de paz”, y peor aun, vemos cuerpos policiales vulnerables ante estos delincuentes, porque el hampa está dotada con armas 9 Milimetros (cuyo valor es de 250 Mil Bolívares); Fúsiles AR-15( valoradas en 1 MiIllón 200 mil bs);Fal 7,62 utilizados antiguamente por la Guardia Nacional;Granadas cuyo valor unitarios de 60 Mil Bolívares y otras de alta potencia. Es de resaltar, que el 85% de las balas que usan las bandas delictivas salen de Cavim. Ahora aquí el detalle es, quién se las facilita y a qué precio.

El 70 % de los crímenes que se cometen en el país ocurren en el municipio Libertador y en los estados Miranda, Aragua, Carabobo, Zulia y Lara y el otro 30% en el resto del país No obstante, 2014 cerró con casi 25 mil fallecidos a nivel nacional producto del crimen y la violencia, y según las estadísticas y partes policiales oficiales y extraoficiales, 2015 se perfila muy violento con respecto a años anteriores.

Desde 1999 hasta el 29 de mayo de 2015, están registradas 252.073 muertes violentas en todo el país. Aquí hablan de más de 21 planes de seguridad,se han creado viceministerios de seguridad, y jamás en la historia habíamos tenido una patria tan insegura como la que hoy vivimos.

A este gobierno se le fue de las manos el tema de la seguridad, y por más que quieran hacer ver que no pasa nada, hoy Venezuela ocupa uno de los primeroslugares de inseguridad en el mundo y el gobierno en vez de enfrentar con seriedad el asunto, apela constantemente a cortinas de humo y estratwgias para tratar de desviar la atención.

Pues frente a todo este desastre en materia de inseguridad que hoy vivimos y donde nadie escapa de esta realidad, ha llegado la hora despertar y exigira este gobierno ineficiente, hablar menos menos gamelote y a hacer algo en materia de seguridad bajo la complicidad por acción u omisión de un gobierno fracasado e irresponsable. Basta ya Venezuela, no más luto en nuestros hogares y en nuestro país. Ha llegado la hora de luchar por la justicia y por la vida. Basta de violencia y de inseguridad.

Ismael García
Diputado a la Asamblea Nacional
Primero Justicia
@ismaelprogreso