Iglesias de Maturín sufren por escasez de hostias y vino

Foto archivo
Foto archivo

La escasez de harina de trigo en el país y la producción de vinos en una empresa cervecera nacional ha preocupado a los párrocos de Venezuela y por ende a los de Maturín, ya que la producción de hostias y de vino ha bajado, sin contar que la inflación también los está afectando, reseña La verdad de Monagas.

El párroco de la Catedral, Samael Gamboa dijo que el incremento del costos de las hostias ha sido demasiado exagerado “en enero, un paquete de 500 hostias tenía un precio de 120 bolívares, hoy en día tiene un costo de 520. Utilizamos 20 paquetes mensuales sólo en la Catedral; además de una caja de vino, que anteriormente se adquiría en 320 bolívares y hoy en día en 900 la botella”.

Las congregaciones que realizan las hostias para el Oriente del país se encuentran en Puerto Ordaz y Carúpano. “Allí la producción no es la misma por la situación, cada día la harina se escasea más y esto afecta la elaboración de las hostias” indicó el párroco.

Las hostias y el vino se adquieren bajo las donaciones y limosna, así como a través de los ingresos propios de la iglesia. “No podemos racionar las hostias, porque en cada misa son muchas las personas que comulgan y eso no se puede evitar; en varias oportunidades nos hemos visto en la necesidad de partirlas en dos para cubrir a las personas que recibe el cuerpo de Cristo en las misas” señaló Gamboa.

Leer más en:  laverdaddemonagas.com