La troncal 5: Una “caja de pandora” para los conductores

Foto Omar Hernández/La Nación
Foto Omar Hernández/La Nación

La situación afecta a los usuarios del aeropuerto de Santo Domingo, puesto que deben tomar previsiones de tres y cuatro horas de antelación, si no quieren tener problemas con pérdida de vuelos.

Desde la redoma de la antigua ULA, a la salida de San Cristóbal, pasando por San Josecito, Uribante, Los Estoraques, Zig-Zag, aeropuerto de Santo Domingo, hasta el sector San Lorenzo, llegando a la entrada a San Joaquín de Navay, el paso es a riesgo debido a los constantes deslizamientos que azotan a la maltratada -por las lluvias- vía al llano.

Durante el trayecto, los conductores no saben con qué se encontrarán: “es una caja de pandora”, donde lo único cierto es una cola por alguno de los motivos conocidos: se hundió la vía, rocas en la calzada, deslizamientos, choque por una imprudencia o porque algún organismo está despejando la vía.

A la entrada o salida de San Cristóbal, a la vista de todos está la primera “tronera”, donde vehículos livianos y pesados deben hacer maniobras para esquivar los huecos, que ya se “comieron” un canal y medio.

La incertidumbre comienza con huecos en la ampliación que va de Valle Hondo a Hierro Gómez, son cuatro canales, para enfrentarse con un cuello de botella, donde -según se conoció- es el lugar más peligroso por los constantes atracos.

Los conductores quedan allí atrapados, a merced de los delincuentes, operación que se repite y se denuncia a diario, pero nadie hace nada por ello.

Más información en La Nación