Maduro viaja sorpresivamente a Nueva York para reunirse con Ban Ki-Moon por Guyana

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, emprendía la noche del lunes un sorpresivo viaje a Nueva York para reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, a fin de dialogar sobre el diferendo limítrofe con Guayana, anunció el gobierno.

“Pdte @ NicolasMaduro viajará esta noche a Nueva York para sostener reunión especial con el Secretario Gral ONU Ban Ki Moon”, informó la canciller Delcy Rodríguez en su cuenta de Twitter.

La ministra añadió que el propósito del encuentro es “defender a la Patria de las agresiones del nuevo gobierno de Guyana”, liderado por el presidente David Granger.

Ban “recibirá las denuncias directamente de nuestro Presidente quien defenderá derechos de Venezuela sobre (la región en disputa de) el Esequibo y su soberanía”, añadió.

El gobernante venezolano ha pedido al secretario general nombrar a un “buen oficiante”, figura prevista en un acuerdo suscrito por ambos países en 1966 para resolver el pleito, pero que Guyana considera agotado por lo que estima que el caso debe ir a la Corte de La Haya.

El viaje de Maduro, que no había trascendido públicamente, se produce luego de que el pasado sábado anunciara la puesta en marcha de un conjunto de medidas diplomáticas para solucionar la disputa territorial.

Al hacer ese anuncio en una ceremonia militar, el mandatario socialista cargó una vez más contra Granger, al que acusó de estar aliado con la petrolera estadounidense Exxon Mobil para agredir a Venezuela.

Según Maduro, la compañía financió un viaje del presidente guyanés a Washington el pasado viernes.

Allí, en un discurso en el William Perry Center of Hemispheric Defense Studies, Granger dijo que el litigio representa un “desafío a la supervivencia” de la excolonia británica y podría amenazar la seguridad en el Caribe.

La disputa bilateral ha escalado desde que Exxon Mobil reportó hace dos meses un hallazgo significativo de petróleo en una concesión realizada por Georgetown, ubicada a 200 km de sus costas.

Venezuela reclama soberanía sobre las aguas frente a la región del Esequibo donde estaría el hallazgo. El área selvática separa a los dos países, y Caracas cuestiona el acuerdo de delimitación de los 215.000 km2 de la región, que representa dos terceras partes del territorio de Guyana.

AFP