Santos afirma que suspensión de bombardeos no implica alto el fuego bilateral

santos

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó hoy que la suspensión de bombardeos contra las FARC no implica un alto el fuego bilateral “escondido” ni tampoco que la Fuerza Pública vaya a dejar de hacer presencia en todo el territorio nacional.

“Es una mentira, quienes están diciendo que lo que se ordenó es un cese al fuego bilateral escondido porque nada tiene que ver”, señaló Santos durante un acto en el municipio de Ovejas, departamento de Sucre (norte).

El pasado sábado, Santos ordenó la suspensión de los bombardeos aéreos a campamentos “donde haya concentración de miembros de esa organización”, que a partir de ahora solo se podrán realizar por orden explícita del presidente.

Santos ya tomó una medida similar en marzo pasado para reducir la intensidad del conflicto pero la levantó un mes más tarde tras un ataque guerrillero en el que murieron once soldados.

La orden de este sábado no tiene límite de tiempo y será efectiva “si los campamentos están alejados de núcleos de población, no constituyen amenaza para la población, la fuerza pública, la infraestructura o hacen proselitismo”.

En su declaración de hoy el gobernante reiteró que solamente podrán hacerse los bombardeos “por orden del presidente de la República”, lo que implica que este es un gesto para comenzar a reducir la intensidad al conflicto armado colombiano, que azota el país desde hace más de medio siglo.

“No quiere decir que la Fuerza Pública no va a mantener su presencia en todo el territorio nacional; todo lo contrario, va a tener más recursos, más capacidad, para perseguir a todos los que sigan delinquiendo”, afirmó Santos.

Agregó que la orden “no quiere decir que la Fuerza Pública va a dejar de operar en cada centímetro” del territorio colombiano.

El Gobierno de Santos negocia desde hace más de dos años y medio un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba, un proceso que vivió hace algo más de un mes su peor momento debido a una oleada de ataques de esa guerrilla contra la Fuerza Pública y la infraestructura petrolera.

El 12 de julio ambas partes acordaron reducir la intensidad del conflicto y acelerar las negociaciones, un contexto en el que se enmarca el anuncio hecho este sábado por Santos. EFE